La Chevrolet S-10 High Country es una pick-up de lujo que está equipada con paragolpes con defensa delantera, faros con cromado oscurecido, llantas de 18', molduras cromadas en la base de los vidrios de las puertas, cobertor marítimo con jaula de seguridad integrada y faros traseros con tecnología LED.
En el interior posee tapizado bitono Brownstone y destaca la costura pespunteada. Los acabados del tablero están hechos en negro brillante, lo que le agrega más sofisticación al habitáculo.
La denominación High Country es famosa en varios modelos Chevrolet en Estados Unidos por ser sinónimo de utilitarios que están muy equipados y son exclusivos. Es el primer modelo en Argentina que alcanza esta categoría.
Confiabilidad
La Chevrolet S-10 High Country es una pick-up basada en una arquitectura global de la marca y es sinónimo de confiabilidad y robustez. Sus líneas combinan la osadía y robustez que se espera de una pick-up de esta categoría.
Está disponible en las versiones 4×2 y 4×4 doble cabina, con un motor 2.8 turbodiésel CTDI que eroga 200 CV a 3600 rpm y con un torque máximo que alcanza la versión 4×4 AT LTZ HC de 500 NM, que se acoplan a una transmisión manual para la 4×2 y manual o automática secuencial de 6 velocidades para la 4×4.
Tecnología
Posee también tecnología MyLink in Touch (pantalla táctil de 7', GPS, Bluetooth, USB y Aux In) y cámara de visión trasera.
En materia de seguridad, la Chevrolet S-10 High Country tiene doble airbag, frenos ABS en las 4 ruedas con EBD, control de estabilidad, control de ascenso (HSA) y descenso (HDC) en pendientes, control de tracción, faros antiniebla delanteros y traseros, regulación interna de altura de faros, tercera luz de stop, sensor de estacionamiento trasero, barra antivuelco deportiva, barras de techo transversales y portaequipajes con detalles cromados, estribos laterales y chapón protector de motor.
El objetivo
Se distingue de la versión convencional porque tiene más equipamiento de serie, lo que cambia su estética.
El objetivo de la marca es que se venda como una pick-up de lujo, una decisión que ya tomaron Volkswagen con el lanzamiento de la Amarok Dark Label y Toyota con la Hilux Limited, dos ediciones que se vistieron con más equipamiento para superar el tope de gama.
Así, la camioneta de Chevrolet suma una nueva versión a su gama que se destaca por su nueva apariencia frontal donde resaltan sus nuevas llantas de aleación de 18', marcos de ventanas cromados, y parrilla en tonalidad gris, entre otros.
Comparación con Amarok Dark Label Estas dos pick-up proponen estas dos chatas: vehículos de trabajo, pero con un nivel de equipamiento que apunta también a quienes buscan un medio de transporte confortable, bien equipado y multiuso, para disfrutar en familia.
Pero no podían faltar algunas críticas. Sobre la S-10: es un gran avance con respecto a la anterior, afirman los expertos. Es una chata elegante y bien parada. En cambio a la Amarok se la ve poco por el campo. Pero, según los que saben de chatas, coinciden en que el principal defecto de las dos son las llantas Bridgestone Dueler porque no sirven para el barro, en cambio aconsejan las Pirelli Scorpion ATR ya que se comportan muy bien en este tipo de camionetas.
Para algunos la Amarok es la que más gusta del segmento porque la Dark Label se ve bien guerrera, con las llantas y la barra negras, pero admiten que no está pensada para trabajar. Es una serie especial de Volkswagen para la gente que la usa para viajar, como reemplazo de una SUV. Eso sí, los crítico consideran que es muy ancha y eso se sufre mucho en la ciudad. En Buenos Aires hay estacionamientos que directamente no te la aceptan.
En cuanto al interior, así como se criticó el ancho de la Amarok, también hay que decir que tiene la cabina más espaciosa del segmento.
El lugar para las piernas de los pasajeros traseros no sobra en ninguna de las dos, pero la VW hace la diferencia con el ancho a la altura de los hombros. Atrás viajan tres adultos holgados.
Además tiene la mejor posición de manejo. Aunque suena trillado decir que la Amarok es una pick-up que se maneja como un auto, esto es cierto.
Y es algo que seguro van a copiar las próximas generaciones de chatas.
La palanca de cambios queda bien a mano, con un recorrido corto, aunque áspero. Y el volante se ajusta en altura y profundidad, es la única del segmento con esa posibilidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia