*

Sabores del norte para la cerveza de un emprendedor
Con sabores muy norteños, Fernando Poma se lanzó al mercado norteño con una cerveza artesanal que busca imponerse en el departamento más tropical de la provincia.
El joven ingeniero industrial eligió un nombre en inglés, Shout, "que significa gritar, porque este producto oranense intenta decir "aquí estoy yo'' y que todos lo conozcan", explicó.
Considera que no solo el nombre le da identidad a su emprendimiento, sino que incorporó sabores que se logran con materia prima regional como el limón, miel de caña y ají locoto.
Hacía tiempo que este joven profesional de 29 años estaba en contacto con un ingeniero porteño que produce cerveza artesanal en Buenos Aires. "Mi amigo estaba muy contento con lo que hacía y me pregunté por qué no intentarlo yo en mi ciudad. Con su asesoramiento comencé a estudiar y vino un sinfín de conocimientos y aprendizaje", le cuenta a El Tribuno.
Así se animó, aprendió a fabricar su propia cerveza y, en septiembre pasado, arrancó.
Comenzó comprando las partes para armar el módulo de cocción y lo ensambló. Por eso la bebida que obtiene es totalmente artesanal, no solo por el modo de elaboración sino por el armado manual de todos los elementos necesarios para la cocción y fermentación. "Preparo los envases, etiqueto y tapo cada botella de 330 cm de forma manual", remarcó.
Cuenta que se dejó seducir por la elaboración de la cerveza porque "el proceso es muy romántico. Distinguir los olorores y los sabores tiene una magia especial".
El proceso implica 8 horas de cocción y cuatro semanas de maceración, es decir, un mes de elaboración. Sus amigos se convirtieron en los primeros catadores y luego pasó a compartirla en reuniones.
Aunque ahora trabaja solo, no descarta la posibilidad de crecer en este rubro y se arriesgó a producir en mayor escala y hacer que este emprendimiento le signifique un rédito económico.
Nombre y sabores
"Con el concepto de grito buscaba indicar la presencia e imponerme de modo sorprendente, pero con sabores bien nuestros. Debía darle una vuelta de rosca a las clásicas cervezas incorporando sabores regionales, por eso preparo una rubia con un toque de limón que desprende un aroma refrescante y ligero con notas cítricas y frutales, color cobrizo trasparente y muy poco espumosa. Irónicamente, es la cerveza preferida de todos aquellos a los que no les gusta mucho la cerveza. La otra es colorada, con miel de abeja y canela rojiza que le da un bouquet secamente frutal. Y preparo la cerveza negra con miel de caña, un ligero brillo caoba que le da notas de granos de café tostados y chocolate dulce con un dejo cremoso y dulce", describe.
Y finalmente explica la novedad de la cerveza colorada con locoto. "Con un amargo suave combinado con el dulzor de maltas caramelo de color ámbar, tiene un aporte de avena y se perciben ligeras notas de picante por el agre gado de ají locoto", dice.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...