Una semana antes de que terminara 2016, el sitio más grande de pornografía en internet, PornHub, publicó sus estadísticas. Sateños y salteñas navegan durante 9 minutos y 36 segundos, en promedio, entre videos y películas de contenido sexual. Es el tiempo más alto de consumo en la Argentina.
Los datos publicados revelan en qué lugar está ubicado el país entre un listado de estados que visitan el portal triple X, el promedio de edad del argentino o argentina que ve pornografía y cuánto tiempo pasa detrás de la pantalla, entre otras curiosidades, que pocos sabían.
El sitio informó que la Argentina ocupa el puesto 18 en todo el mundo en lo que a visitas a PornHub se refiere. Sin embargo, por su población, el país se ubica en el puesto 32, por lo que consideran que el argentino o argentina, sobrepasó la media interna y se ubica más alto en la lista con respecto a otras naciones.
Datos curiosos
- El 23 por ciento de las personas argentinas que se registran en esta página son mujeres, apenas por debajo del promedio mundial, que es el 24%.
- El 57% de los usuarios que ingresan, lo hacen desde un dispositivo móvil. El 52% corresponde a teléfonos inteligentes y el 5% a tabletas. El promedio mundial de consumo de pornografía a través de dispositivos móviles es bastante más alto, el 70%.
- La edad promedio de los consumidores argentinos es 37 años, mientras que la edad promedio en el mundo es 35 años.
- Un dato muy llamativo es que el lunes es el día más elegido por argentinos y argentinas para consumir pornografía. El viernes, por el contrario, es el día en que más baja el consumo.
- El horario más elegido por los usuarios para visitar PornHub es entre la medianoche y la una de la mañana.
- Las tres búsquedas más populares son "argentina", "argentinas famosas" y el término japonés "hentai".
- La categoría más vista de videos en la Argentina es "anal", seguida de "lesbianas" y "adolescente (18+)". Independientemente del grupo de edad, "anal" es la categoría de video favorita. Pese a esto, el sitio encontró que las personas menores de 35 años son 162% más propensas a ver "hentai" y 134% más, a buscar "escuela". Mientras que los mayores de 35 años prefieren ver "transgénero", "maduro" e "interracial".
A cualquier edad
El 32% del público de la Argentina tiene entre 25 y 34 años de edad. Mientras un cuarto de los usuarios tiene entre 18 y 25 años, el 18% tiene entre 35 y 44. El 12%, entre 45 y 54; el 9%, entre 55 y 64, y el restante, el 4%, tiene más de 65 años. Las estadísticas suponen que no hay menores de edad registrados como usuarios.
1 GB por persona
Hay cifras que resultan mareantes y que muestran el peso enorme que tiene la pornografía. Durante 2016, según las estadísticas de los videos porno vistos en todo el globo en PornHub, se transmitió el equivalente a 3.000 millones de GB de datos. El sitio tuexperto.com analizó que, si algo más de 3.000 millones de personas tienen ya acceso a Internet en el mundo, eso significa que casi se puede hacer una equivalencia de 1 GB de porno consumido al año por persona.
Esta cantidad supone 99 GB de porno cada segundo y hasta 6 TB por minuto. También resulta sintomático el hecho de que durante 2016 se vieran 91.000 millones de videos en PornHub (12,5 videos por persona en el planeta). Es decir que, de media, por cada persona del planeta se consumieron más de 12 videos porno en 20l6. Esto equivale a más de 500.000 años en tiempo de reproducción de vídeo.

Por qué no prohibir el consumo de pornografía

Vladimir Putin, presidente de Rusia, decidió en septiembre del año pasado bloquear el acceso de los ciudadanos rusos a los sitios de pornografía YouPorn y PornHub. El Parlamento de Perú, el 21 diciembre de 2016, recibió un proyecto de ley que propone prohibir la difusión de pornografía por Internet (PL 825/2016-CR). A propósito, el periodista Federico Salazar publicó la columna “Mi derecho al porno” en el medio elcomercio.pe. Aquí, algunos extractos.
La pornografía, debe recordarse, no es delito. No puede serlo porque se trata de prácticas sexuales entre adultos, grabadas para el consumo de adultos.
La pornografía infantil, obviamente, sí es delito. Los menores de edad, supone la ley, no son aún dueños de sus actos. Resulta execrable la utilización de un menor de edad para cualquier acto sexual. Un verdadero horror, crear y reproducir imágenes de ello para su difusión. Las autoridades deben enfocarse en la represión de estas conductas.
La pornografía no afecta la salud mental de nadie. Puede suceder que algunas personas con tendencia compulsiva hagan consumo de pornografía de manera compulsiva. Eso es, evidentemente, una redundancia. Los legisladores no pueden invertir la relación básica del entendimiento humano, la relación de causa y efecto. La pornografía no afecta la salud mental.
Señalan que la pornografía “representa un factor que incentiva los delitos sexuales”. Si un pedófilo ve pornografía, de ahí se salta a la “conclusión” de que la pornografía “causa” la pedofilia. Nuevamente, el rábano por las hojas. Si esa forma de razonar se extiende, podríamos prohibir las películas policiales porque “representan un factor que incentiva los asaltos”.
La Constitución consagra el principio de la libertad de expresión y comunicación. Si quiero ver pornografía, tengo derecho. El proyecto de ley pretende quitar autorizaciones a los proveedores de Internet que incumplan con la instalación de bloqueadores.
¿De dónde sacan que la pornografía genera adicción? ¿Cuál es la encuesta, el estudio, la estadística? Un consumidor de pornografía, ¿es antisocial, agresivo, feminicida? ¿Dónde están los casos? En la habitación de cada feminicida, ¿se encontró material pornográfico? El feminicidio y el maltrato a la mujer son algo demasiado serio como para que caiga en manos de charlatanes. El poder de legislar, también.
La perla de la reflexión es la relación que se quiere establecer entre pornografía y “la negligencia del uso de métodos anticonceptivos”. ¿Cómo se establece la relación causal? Y, por último, ¿es delito el uso negligente de métodos anticonceptivos?
Lo que hay en el fondo es un rigorismo moral que se quiere convertir en ley. La ley es para todos, no solo para los que tienen moral rigorista. Lo grave del caso es que muestra la irresponsabilidad con que se trabaja en el Congreso de la República. Es un tiempo en que se requiere, más bien, de sus mejores luces.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...