El problema del norte argentino no se agota en la explicación de que "en 200 años no hubo políticas públicas", como dijo el gobernador Urtubey, y tampoco en la necesidad de una reivindicación histórica como prometió el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña.
En realidad, a lo largo de doscientos años, hubo políticas públicas que tuvieron como objetivo esta región: se construyó el ferrocarril, con rieles que confluyeron en el puerto de Buenos Aires; se transformaron los territorios nacionales en provincias, se levantaron ciudades, se colonizó la región chaqueña. También es cierto que, en este período, progresivamente, el NOA fue perdiendo el lugar central que había tenido durante el período virreinal y quedó lejos de todos los puertos e incomunicado.
Es cierto, no hubo una estrategia nacional perseverante hacia el desarrollo industrial. Hoy, en un territorio equivalente a la suma de Alemania y Polonia, viven menos de 9 millones de personas, con un porcentaje de pobreza que oscila entre el 40 y el 60 %. según las provincias. Es, además, el territorio más castigado por el desempleo, la desnutrición y la exclusión.
Frente a esta realidad, que las autoridades reconocen, la retórica de nada sirve.
El Plan Belgrano solo puede funcionar como un proyecto de desarrollo industrial, a partir del afianzamiento de la minería, la agricultura, la ganadería, la producción alimentaria y el turismo. También, de la producción de combustibles y biocombustibles.
Es muy buena la noticia de que habrá inversiones en el ramal C 14, sin olvidar que el Tren a las Nubes, ícono mundial de Salta, funciona con cuentagotas. Debemos asegurarnos de que no va a pasar lo mismo que con los gasoductos: se construyeron para vender gas natural argentino a Chile y ahora sirven para comprarle a nuestros vecinos gas regasificado que compran en Asia.
Salta no puede esperar conocer la "hoja de ruta", como dijo ayer el exministro Julio César Loutaif: hay que participar en la confección de esa hoja de ruta. Salta debe saber que, si como provincia no se suma al modelo de desarrollo económico, el Plan Belgrano no funcionará y se limitará a ser una fuente de producción de fotos y relatos.
Loutaif, hoy al frente del Consejo Económico Social, debería proponer el primer paso: eliminar todas las zonas amarillas del ordenamiento territorial para favorecer la inversión rural. Esa sería una decisión de políticas públicas. Los cuatro millones de hectáreas no explotadas de Salta son esenciales para el Plan Belgrano tal como se lo presenta.
Claro, el ordenamiento territorial fue puesto en vigencia por el Gobierno provincial cuando Loutaif era ministro.
Hoy, hasta el ex-DT de la Selección, Gerardo Martino, es hostigado por pretender poner en producción 2.500 hectáreas en El Totoral. El que lo hostiga es Hernán Giardini, coordinador de la campaña Bosques de Greenpeace. ­¿Cómo no se va a atrever a avanzar contra los intereses de la población de Salta este activista?! El ordenamiento territorial es el fruto de una Ley de Bosques cuyo redactor fue Juan Carlos Villalonga, hoy diputado nacional porteño por el PRO, quien sostiene que "frenar la deforestación también es una decisión política".
Cabe recordar que Villalonga se hizo conocido en Salta en 2004 cuando, junto con el antecesor de Giardini, Emiliano Ezcurra, quedaron en medio de un escándalo cuando Greenpeace colocó un collar de rastreo satelital para yaguareté a un ternero para engañar al satélite. Ezcurra es hoy vicepresidente de Parques Nacionales. Tras los anuncios del jefe de Gabinete queda mucha tela para cortar.
Si Salta se sienta a esperar la hoja de ruta, la historia volverá a pasar de largo. El Plan Belgrano contiene todos los proyectos necesarios para transformar y modernizar el Norte Grande y es auspicioso que el gobierno de Mauricio Macri lo haya concebido y lo impulse con energía. Pero el desarrollo nunca es fruto del mero deseo sino de la estrategia.
Salta puede contribuir a duplicar la producción nacional de alimentos en seis años, como propone el Presidente, pero para hacerlo necesita del protagonismo y la gestión del los salteños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora