Más de 15 mil mantas para niños de bajos recursos representan el trabajo realizado por Salta Teje y Abriga a lo largo de sus seis años de existencia. A horas de haber celebrado el sexto aniversario, el grupo de tejedoras voluntarias aumenta la apuesta: llegar a toda la provincia. No solo con los cobertores (lana y polar) sino con la creación de más grupos en distintas localidades del interior.
La falta de transporte es un problema que aún no tiene solución. Las mantas llegan gracias a la solidaridad de personas que ofrecen sus vehículos desinteresadamente para trasladarlas. Y en algunos casos el cuerpo para caminatas que llegan a extenderse por varias horas cuando se trata de parajes alejados.
"Nuestros intermediarios son los hospitales, algunas comunidades originarias, centros de salud y agentes sanitarios, quienes muchas veces llevan las mantas a esos parajes que para nosotros es imposible llegar", relató a El Tribuno, Mirta Gurevech, creadora de Salta Teje y Abriga.
Una estimación realizada por las tejedoras indica que en 2016 habrá alrededor de 4.800 partos en la provincia. Esta cifra brinda a las integrantes del grupo una noción de cuántas mantas hacen falta tejer. Hasta la fecha llevan 2.200 confecciones realizadas.
"Sueño con que se puedan abrir grupos de mujeres que tejen en diferentes lugares de la provincia para que de esta manera se puedan hacer eventos, mateadas solidarias, tantas cosas. Nos permitiría que los materiales recolectados en Joaquín V. González sean destinados para esa localidad que, por ejemplo, tiene una estadística de 700 partos al año", relató la mujer.
Salteña por adopción, Mirta eligió la provincia como lugar para vivir hace nueve años, de los cuales hace seis se dedica a ofrecer ayuda a quienes lo necesitan. La misma que realiza desde lo que ama y sabe hacer como es tejer.
Convencida que el crecimiento experimentado por Salta Teje y Abriga en los seis años de existencia se debe a la transparencia en las actividades que realiza, destacó no recibir orientaciones políticas, religiosas ni filosóficas en la labor del grupo.
Todo a pulmón
"Un tema muy difícil para nosotras es cómo llegamos a todos los lugares. Lo hacemos a pulmón, lo que significa que cada una compra el material que pueda por mes para tejer; pero hay mujeres que no pueden hacerlo y para ellas es que estamos constantemente tratando para conseguir donaciones", agregó.
Las mantas de Salta Teje y Abriga llegan a sitios muy alejados gracias a la solidaridad de varias personas.
A 200 kilómetros de Santa Rosa de Tastil existen parajes en los que no se consigue agua y en invierno se registran temperaturas por debajo de los 18 grados. Por lo tanto, los cobertores duran el tiempo que resisten limpios.
"Cuando supe que existían lugares en los que las mantas duraban hasta que resistían limpias, porque luego eran quemadas ya que no hay agua para lavarlas, me emocioné mucho porque son cosas que la gente no tiene idea que suceden", agregó Mirta Gurevech con la ilusión de llegar a cada rincón de la provincia.
Los interesados en colaborar con Salta Teje y Abriga pueden hacerlo comunicándose a los teléfonos: (0387) 4363298 o 154-520120
Como sucede una vez por mes, la mateada del 13 de agosto será el punto de encuentro para este puñado de mujeres que desde la más joven hasta las mayores de ochenta años comparten el gusto por tejer, pero también por ayudar a quienes más lo necesitan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 4 meses

Si tienen bajos recursos, dejen de joder de traer hijos carenciados para que los mantenga el estado y la solidaridad de la gente. Cojan con forro o pongansen el Diu gratis en las salitas.


Se está leyendo ahora