Maneja su camioneta por rutas polvorientas, muchas veces bloqueadas, y en el verano intransitables por los lodazales que provoca la lluvia. Lo hace desde 1979. Llegó a Salta desde Buenos Aires y nunca más quiso irse.
"La Fundación Siwok surge en 2002, pero desde 1979 que trabajo con las comunidades indígenas", contó Alejandro.
Este hombre tiene 59 años, es padre de cinco niños más uno que viene en camino. Y durante esta semana y hasta el 22 representa a Salta en el certamen Abanderados Argentinos.
Abanderados es un premio anual que reconoce a aquellos ciudadanos que se destacan por su dedicación a los demás, y difunde sus vidas para que su ejemplo inspire al resto de la sociedad. Salta ya tiene tres ganadores desde 2010. El primero en llevarse el galardón fue el padre Chifri, por su proyecto de El Alfarcito. En 2013, fue el turno de Elena Cataldi por su trabajo en la creación y conducción de Equinoterapia Del Azul y el último fue el año pasado, cuando Guadalupe Colque se llevó el premio por su tarea con los niños con cáncer en HOPe.
Alejandro Dean fue postulado por su trabajo en las comunidades wichis, que se basa en la creación de pozos de agua y huertas, representado a la Fundación Siwok.
Los resultados de su trabajo son una muestra de que con perseverancia se puede llegar a todos lados. Hoy el trabajo en la comunidades wichis permite que tengan para el consumo de sus familias y quede un remanente para la venta.
Esta postulación fue posible gracias a Ivonne, su esposa, que, cansada de verlo deambular por las instituciones oficiales sin que nadie lo atienda, lo inscribió en Abanderados Argentinos.
"Esto permite que alguien, en algún lado, levante la cabeza, mire y se pregunte: porqué no atienden a este hombre cuando tiene resultados", expresó Alejandro a El Tribuno.
"Espero que tal vez alguien se anime a copiar lo que hacemos y se anime a invertir", resumió en pocas palabras su mayor sueño.
Para votar a Alejandro hay que ingresar en la página www.premioabanderados.com.ar/#votacion

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora