“Yo lo vi con mis propios ojos. Es un ser antropomorfo, fuerte, muy alto, cubierto de pelos, tal como lo describen los puesteros de Rivadavia”, dijo ayer a El Tribuno el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Rosario de la Frontera, José Exequiel Alvarez, un estudioso de este extraño fenómeno y quien busca al mítico ucumar desde 2006, cuando la Ciudad Termal fue escenario de numerosas apariciones del humanoide, que se extendieron hasta 2009.
 
“El primer avistamiento ocurrió el 13 de febrero de 2006, en la zona del arroyo Salado, cerca del hotel Termas. Una pareja estuvo frente a frente y lo describieron como un gorila de cerca de dos metros de altura y con un olor nauseabundo”, contó.
 
“Luego, las apariciones se sucedieron. Las tengo todas documentadas. Son 33 en total y la mayoría de ellas fue reproducida por El Tribuno. A tal punto, que el criptozoólogo norteamericano Henry Wallas viaja continuamente a esta ciudad para estudiar el fenómeno. Todo parece indicar que el animal habita en la espesura que circunda la zona termal local”, señaló Alvarez. “Yo lo he visto, como muchos, y es impresionante”, finalizó

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...