Miedo total. El pescador sin habla escribió sobre papel lo ocurrido y esbozó una imagen del ser que, virtualmente, lo petrificó.

Daniela, la esposa de Mario Reinoso (33), un técnico de uno de los establecimientos de la cadena Farmacity, que funciona en el complejo del supermercado Chango Más, de esta ciudad, presentó el lunes pasado carpeta médica por su esposo, aquejado de una grave crisis de pánico, que lo dejó mudo y con una semiparálisis facial, tras haberse encontrado cara a cara con un ucumar, un humanoide mítico de gran porte, completamente cubierto de cerdas, en una de las márgenes del río Bermejo, en pleno Chaco salteño.

Reinoso, un hombre joven, vital, fanático hincha de Juventud Antoniana y padre de dos hijas, había salido de excursión de pesca, en la madrugada del sábado 17 con dos amigos que lo trajeron shockeado, perdido y sin habla, el domingo siguiente.

Fue atendido, según Daniel, el encargado de la firma para la que trabaja, por destacados médicos clínicos y otorrinolaringólogos, quienes certificaron que nada impide que hable ni que se desenvuelva con normalidad, cuestión certificada también por una tomografía. “Su extravío responde a causas psicológicas, con un posible diagnóstico de afasia postraumática, causada por un shock de pánico”, contó su jefe.

Daniela, esposa de Reinoso, quería que su marido fuera visto por los periodistas de El Tribuno, pero “apenas le hice el comentario se puso a llorar, transpirar y a temblar. Solo el hecho de recordar lo que vio lo pone en ese estado”, dijo. “El se comunica a través de escritos y de esa forma me comentó lo que le pasó en el Chaco salteño”, agregó. “Es increíble, pero, a pesar de su estado de shock, graficó de manera clara a un ser extraño, un humanoide de gran contextura física, de mirada penetrante y completamente cubierto de cerdas, que se le presentó, según sus ademanes, a no más de dos metros de distancia, en la soledad de la madrugada chaqueña”.

Daniela relató que desconoce la identidad de los compañeros de excursión así como también detalles de la misma.

“Mi esposo siempre salió a pescar, varias veces al año, pero jamás pensé que algo así podía sucederle”, se lamentó.

En tanto, el encargado de Farmacity y jefe directo de Reinoso explicó de manera elocuente el estado de su compañero de tareas.

“Lo fui a visitar y me encontré con otra persona. Está quebrado. Cuando entré me reconoció e intentó esbozar una explicación, quiso hablar, se miró las manos, bajó la vista y se puso a llorar. No sé lo que le ha pasado, no vi lo que él vio, es difícil entender lo que le está sucediendo, pero, a mi entender, es grave . Ya se le hicieron todos los estudios, se descartaron patologías preexistentes al episodio que lo condujo a esa situación y, al parecer, todo apunta a una crisis de pánico que le produjo el encuentro con ese ser que él dibujó y que aseguró lo rondó de izquierda a derecha y viceversa hasta enloquecerlo”, concluyó. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...