Un reclamo de la policía de la provincia por incremento salarial y mejoras en las condiciones laborales, derivó en un caos generalizado en esta provincia, que implicó un enfrentamiento con armas de fuego entre la fuerza de seguridad local por un lado y Gendarmería y Prefectura por el otro, policías heridos y algunos comercios saqueados.

Efectivos de la policía local, que desde anoche se autoconvocaron frente a casa de gobierno provincial para solicitar un sueldo básico de 10 mil pesos, lograron ingresar al edificio donde estaba reunida la Gobernadora Lucía Corpacci con sus funcionarios, la plana mayor de la policía y referentes de las de seguridad nacional.

Allí provocaron un verdadero desborde. La Provincia pidió la asistencia de Gendarmería y Prefectura, lo que enardeció más los ánimos. Personal de las fuerzas de seguridad federal arribaron cerca del mediodía e intentaron disuadir la protesta con balas de goma y gases lacrimógenos, lo que arrojó como resultado tres policías heridos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...