Cientos de hombres y mujeres que aguardaban afuera del Congreso Nacional la fría madrugada del 15 de julio de 2010 fueron testigo de un hecho histórico para el país y para América Latina: aquella noche la Argentina aprobó la ley que permite el matrimonio entre las personas del mismo sexo.

 El debate en la Cámara de Senadores duró casi 15 horas y, hasta último momento, las dudas de los legisladores estuvo presente. Se trataba de un proyecto que por su contenido atravesó ideológicamente a todas las bancadas. Muchos senadores debieron soportar la presión constante de los sectores más conservadores de la sociedad.

Finalmente la ley se aprobó por 33 votos a favor y 27 en contra y 3 abstenciones.

La iniciativa fue muy resistida por parte de algunos sectores, como el de la iglesia Católica y otras religiones que llegaron a calificar la iniciativa de "plan del demonio".

El dato

  • En 2012 se garantizó el derecho a la identidad de travestis y transexuales por medio de un rápido trámite administrativo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...