El frío de ayer a la tarde contrastó con el vértigo que se vivió en el barrio Ceferino y en Villa Belgrano, cuando los móviles y efectivos de la Policía Federal incursionaron para realizar cinco allanamientos simultáneos. Fue a las 16.30 aproximadamente. Casi cinco horas después, el múltiple operativo terminó con una abuela y su nieto, una mujer y otro hombre -todos mayores de edad- detenidos por venta al menudeo de pasta base en cuatro de las cinco viviendas requisadas.

El primer operativo se hizo en una vivienda de Villa Belgrano, donde se secuestraron dosis de pasta base listas para ser comercializadas y dinero, entre otros elementos.

Con pocos minutos de diferencia, varios patrulleros ingresaron por calle Ituzaingó hasta Costanera. Desde ese punto del barrio Ceferino las patrullas se desplegaron para cumplir con la requisa de cuatro domicilios. Policías fuertemente armados y dos perros detectores de narcóticos realizaron el trabajo.

En una de las viviendas de la zona de El Bajo no encontraron elementos que inculparan a sus ocupantes.

En cambio en otros tres domicilios -dos sobre calle Costanera al 100 y uno sobre Ituzaingó al 1800- hallaron estupefaciente ya fraccionado y acondicionado para ser vendido, elementos de corte, balanza y dinero en efectivo.

Los detenidos

A las 16.30 eran tres las personas -todas mayores de edad- detenidas en la causa.

Una persona que miraba el ir y venir de los policías en las dos casas de calle Costanera y de calle Ituzaingó (hay unos 100 metros) comentó, casi al pasar, que entre ellos estaban una abuela y su nieto. La información se confirmó con el paso de los minutos y de otras voces vecinales que ratificaron el parentesco.

Además, la Policía Federal secuestró un vehículo.

Las diligencias administrativas y el chequeo de información continuó dos horas más, momento en el que al verificar la identidad de una mujer que estaba en la vivienda de Ituzaingó al 1800 los efectivos se dieron con que estaba registrada con "código rojo" en la base de datos de la Justicia. En otras palabras, tenía un pedido de captura por otra causa vinculada a narcotráfico, detención que ella había logrado eludir hasta ayer en la tarde.

Con la información de esa primera causa los policías federales la esposaron y se convirtió así en la cuarta detenida en los cinco allanamientos efectuados ayer, que terminaron poco después de las 20, cuando ya la noche había llegado.

Orden y decomisos

Los allanamientos de ayer fueron ordenados por la Fiscalía Penal 6 a cargo de Horacio Córdoba Mazuranic y por el Juzgado de Garantías 6, a cargo de Sandra Espeche.

Según se pudo saber, la causa se inició por una denuncia anónima que se hizo en la Delegación de la Policía Federal, ubicada en calle Santiago del Estero al 900.

La investigación se extendió durante seis meses hasta que, reunidas suficientes pruebas, la Justicia emitió las órdenes de allanamiento.

Cuando llegaron las patrullas al barrio Ceferino, trascendió que uno de los detenidos intentó fugarse a la casa de un vecino. Semidesnudo corrió a la vivienda contigua, donde los efectivos, tras una corta persecución, lo atraparon cuando intentaba colocarse otra ropa.

"Dicen que se fue a cambiar a la otra casa para tratar despistarlos", contó un hombre.

Durante las casi cinco horas que duró el despliegue hubo vecinos parados en las esquinas de las dos cuadras donde se hacían los allanamientos. Incluso sobre Costanera al 100 varios se subieron a los techos para tener un mejor panorama.

Pasadas las 20, cuando los trámites finalizaron, las patrullas de la Federal recibieron el apoyo de la División Motorizada de la Policía de la Provincia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...