Indagarán a Pachelo por el  crimen de García Belsunce

Nicolás Pachelo y su exesposa, Inés Dávalos Cornejo, fueron llamados a declaración indagatoria como sospechosos de ser los autores del crimen de María Marta García Belsunce, cometido el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel de Pilar, a pocos días de que se cumplan los 15 años del hecho y prescriba la causa, informaron fuentes judiciales.

Los fiscales de Pilar que ayer hicieron la citación son Andrés Quintana y María Inés Domínguez, quienes en enero pasado, a un mes de que el Tribunal de Casación bonaerense absolviera al viudo Carlos Carrascosa del homicidio y del encubrimiento, fueron designados especialmente por la Fiscalía General de San Isidro para que investiguen desde la foja 1 la causa antes de la prescripción, que estaba fechada el 27 de octubre próximo.

Fuentes judiciales ligadas al voluminoso expediente García Belsunce -que ya cuenta con 42 cuerpos-, indicaron que en estos nueve meses de trabajo los fiscales Quintana y Domínguez "tienen fundadas sospechas de que Pachelo y Dávalos estaban dentro del country al momento del crimen" y que la hipótesis que apuntaba al vecino sospechoso no fue investigada como era debido por el fiscal original del caso, Diego Molina Pico.

Dávalos deberá presentarse a las 10 del viernes de la semana que viene en la sede de la UFI 2 de Pilar y su exmarido Pachelo hará lo mismo el martes 17 de octubre, y ambos serán indagados por el delito de "homicidio criminis causa -es decir, el que se comete para ocultar otro delito- agravado por el uso de arma de fuego".

Los voceros indicaron que el llamado a indagatoria de la pareja -hoy separada- fue sin pedir sus detenciones, al considerar que siempre estuvieron a derecho en el expediente.

En el dictamen, los fiscales dejaron sin efecto las citaciones a indagatoria que en 2011 habían formulado los fiscales Leonardo Loiterstein y Daniel Márquez, para la hermanastra de María Marta, Irene Hurtig y el vigilador José Ramón Ortiz.

ADN femenino

En el caso de Dávalos, en el acto de la indagatoria los fiscales le solicitarán a la mujer ahora imputada que se someta a un cotejo de ADN para determinar si su patrón genético coincide con el perfil NN femenino que fue hallado junto a otros dos perfiles NN masculinos, en una de las paredes de la escena del crimen.

Si bien el llamado a indagatoria no tiene una fundamentación que sí deberá aparecer en caso de que en un futuro se pida la prisión preventiva o el juicio oral para los sospechosos, fuentes de la investigación revelaron que una de las claves de las sospechas en torno a Pachelo y Dávalos consiste en el horario del crimen.

A raíz de una declaración clave del médico forense que hizo la autopsia, Héctor Moreyra, se pudo establecer las 18.30 como el horario en el que fue asesinada la socióloga y no más cerca de las 19, que era la hora a la que siempre le apuntó el fiscal Molina Pico.

De acuerdo a las constancias que hay en la causa de los videos de las cámaras de seguridad, aquel día Pachelo regresó de jugar al fútbol en un torneo intercountries a las 17.34 en su camioneta Ford Ranger, y a las 18.59 (29 minutos después de la nueva hora del crimen), se lo ve retirarse por la salida de las visitas, con un Fiat Siena y acompañado de un menor, y recién vuelve al Carmel a las 0.49 de la madrugada siguiente con ese mismo auto.

Los fiscales también analizaron los registros de los llamados que hizo Pachelo desde que salió de Carmel hasta que llegó a Capital Federal.

En 2007 dijo no conocer a su vecina

Nicolás Pachelo, llamado a declaración indagatoria por el crimen de María Marta García Belsunce, declaró como testigo en el juicio oral que se realizó en 2007 y se desvinculó del hecho al señalar que esa tarde estuvo solo 40 minutos en el country Carmel y dentro de su casa, que no conocía a la víctima y que se enteró que la habían matado 20 días después. 
El exvecino del barrio cerrado, hoy de 40 años, se presentó ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro el 24 de abril de 2007, dijo que era “empresario” y lo primero que hizo fue aclarar que no iba a dar precisiones sobre los horarios, clave en esta causa. 
“Es imposible que me acuerde qué hice en el minuto exacto. Ese 27 de octubre no me levanté con un cronómetro. Para mí fue un domingo cualquiera”, dijo Pachelo, que sostuvo que el día del crimen salió al mediodía de su casa con el mayor de sus hijos rumbo a la localidad de Longchamps, donde jugó un partido de fútbol con su equipo, “Cuba All Boys”. 
Explicó que ese partido “habrá empezado a las 15”, que jugó dos tiempos de 40 minutos con un entretiempo de diez y que luego regresó al Carmel, donde su mujer, Inés Dávalos, y dos hijos menores habían salido a Capital Federal. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...