*

Vaca Muerta, un tiro de gracia a la producción salteña de gas
Vaca Muerta, un tiro de gracia  a la producción salteña de gas

Por Antonio Oieni

En el departamento San Martín, donde los gigantes del gas agonizan, trabajadores del sector, empresas de servicios y comunidades enteras esperan un cambio de vientos que devuelva a la actividad hidrocarburífera de la zona la dinámica, los ingresos y los puestos de empleo que destruyó la fiebre importadora de los últimos diez años.

A fines de 2016, Pan American Energy (PAE), la operadora del área Acambuco, empezó a explorar las fronteras del enorme potencial de gas no convencional que un informe de Schlumberger, publicado por Oilfield Review en septiembre de 2012, atribuyó a la formación Los Monos. Esos trabajos, con los que el norte volvió soñar, hoy están parados.

Exploración suspendida

Según fuentes de PAE, el plan de perforación encarado en Aguaray en busca del "tigh gas" de Los Monos se frenó por un inconveniente técnico. El despegue del gas no convencional de Salta, sin embargo, quedaría relegado por años.

El pasado lunes, el Ministerio de Energía publicó la resolución 46/17, por la que se pagará el "shale gas" que se descubra en Vaca Muerta a 7,50 dólares el millón de BTU.

En los yacimientos salteños el precio promedio no llega a 4,50 dólares.

La resolución 46/17 se dictó para alentar las exploraciones del recurso no convencional de la Cuenca Neuquina.

La medida, que retribuirá con un precio subsidiado las inversiones focalizadas en Vaca Muerta, terminará de hundir a los yacimientos de Salta, si no se adopta una decisión semejante que estimule la exploración del "tigh gas " norteño.

La fiebre importadora

Desde 2003 los precios se mantuvieron congelados en los yacimientos argentinos a menos de 3 dólares por millón de BTU (unidad equivalente a poco menos de 27 metros cúbicos), mientras se llegó a pagar hasta 11 dólares por gas importado desde Bolivia. Después vinieron las compras de gas en buques, que alcanzaron valores de hasta 18 dólares por millón de BTU.

Este esquema desplomó a las cuencas productoras del país y la que más cayó fue la del NOA, por su proximidad con los bloques gasíferos de Tarija, donde las petroleras que operan las áreas de Salta se asociaron en los campos que siguen despachando gas hacia Argentina a precios internacionales.

En estos días, el valor del recurso importado está casi en paridad con el precio que se paga en los pozos de Salta.

Esto se debe a las fuertes caídas que tuvo la cotización del barril de crudo, que toman Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) y Enarsa para ajustar trimestralmente el precio de los despachos .

Frente al nuevo escenario, la medida que se tomó para Vaca Muerta, sin considerar el enorme potencial de gas no convencional que atesora San Martín, dejaría a Salta sin inversiones ni oportunidad de despegue en Los Monos.

En esa formación, el gas se encuentra entrampado en areniscas compactas (se lo conoce como "tigh gas"). Por ello se necesitan menores fracturamientos hidráulicos que en Vaca Muerta para liberar el recurso. Mas allá de esa ventaja, en la Cuenca Noroeste el "tigh gas" está a profundidades dos o tres veces mayores que el "shale gas" de la Cuenca Neuquina.

La perforación de un pozo convencional profundo demanda en la frontera con Bolivia unos 100 millones de dólares, mientras que los pozos no convencionales en Vaca Muerta se perforan con 15 a 20 millones de dólares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...