*

Vega metió un lujo sin ponerse "Colorado" y fue el hombre del clásico
Vega metió un lujo sin ponerse "Colorado" y fue el hombre del clásico

Definir de taco frente al arquero antes del primer cuarto de hora de un clásico con potente carga emotiva y mucho en juego es, en el dramatizado y tenso fútbol de estos tiempos, un gesto de audacia y una osadía poco común, digna de destacar. 
Por eso los sabios de este deporte suelen señalar que aquel que tenga la sangre más fría cuando la temperatura sube es el que suele desequilibrar la balanza de clásicos reñidos. Y en la tarde de ayer en el Martearena, el “loco” fue Facundo Vega, quien tuvo nervios de acero para aprovechar el garrafal error de Juan Cruz Mulieri para definir con un sutil taco y para convertirse en el hombre más buscado tras el clásico por su gol, el que le dio una victoria fundamental a Gimnasia en esta lucha por ingresar al pentagonal final.
En un clásico en el que predomina la precaución extrema y el miedo al ridículo, el “lujo” del Colorado, que no se puso del color de su apodo a la hora de definir, llegó para cortar la apatía de un clásico híbrido. 
Tras el merecido festejo contra la cabecera norte del estadio y en el vestuario, el zaguero devenido en figura, y al que ya se le hizo una costumbre hacerle goles a Juventud (le marcó 3 en el torneo), relató frente a los micrófonos el gol que quedará impreso en la memoria de los hinchas millonarios. “Por suerte se equivocó el arquero, fui a buscar su error y me quedó ahí justo y no pensé en otra cosa. Me salió ese taco. Cuando la pelota salió para arriba intuí que podía escapársele a Mulieri, porque esas pelotas siempre son complicadas para los arqueros porque viene con efecto. Fui a ver si daba rebote y me quedó justa”, describió su momento de gloria el Indio.
Luego, el experimentado defensor enumeró las otras claves del triunfo. “Fuimos inteligentes al achicarles los espacios a ellos. Al Arenero López le dejás espacios y te mete una pelota de gol, Ibáñez te desequilibra o Balvorín te convierte. En el primer tiempo presionamos, los ahogamos, intentamos salir rápido con los puntas. Por suerte pudimos encontrar el gol rápido. Después, en el segundo, nos replegamos un poquito para no dejar espacios, porque ellos con espacios te complican”, analizó.
Vega se refirió también al carácter ríspido y luchado de otro clásico con dientes apretados.
“Todos los clásicos que jugamos en el torneo fueron friccionados y con mucha pierna fuerte, como se juegan los clásicos, salvo la victoria 5 a 3 en el Gigante. Por suerte nos tocó festejar a nosotros”, cerró Vega.
 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...