"Es necesario desnaturalizar la violencia"

Por Marianela Pereyra

La licenciada en psicología Carina Salas, directora del Centro de Psicoterapia (CePsi) y docente en la Universidad Católica de Salta (Ucasal), habló sobre el infanticidio y la violencia contra los niños.

¿Que es el infanticidio?

Es un delito, un caso de violencia extrema en el que se violan los derechos del niño. Hubo una situación donde la violencia se naturalizó y se llegó a un nivel tan extremo en el que un niño pierde la vida.

¿Por qué puede se produce?

Sucede que la violencia, lamentablemente, en muchos contextos continúa figurando como algo con lo que se intenta ejercer el control en la conducta del otro, el dominio de hechos que los adultos consideran que no son apropiados.

La violencia aparece como método coercitivo extremo por el cual los adultos violan los derechos del niño.

¿Qué factores influyen?

Los tipos de maltrato son muchos. Hay situaciones en las que los chicos están en mayor riesgo de vulnerabilidad: cuando los padres están emocionalmente desestabilizados, en situaciones de consumo, han naturalizado la violencia como método coercitivo o han vivido experiencias de vulnerabilidad emocional. La característica central de todos los hechos es que se produce una asimetría significativa entre el adulto que ejerce poder de control y el niño en condiciones de vulnerabilidad y falta de opciones.

¿Se pueden prevenir estos casos?

Claro que se puede trabajar. En este tipo de situaciones se tiene que trabajar de modo multisectorial. Es necesario trabajar con los padres para desnaturalizar la violencia y demostrarles que no es un método correctivo adecuando. Hay que ayudarles a modificar este modo de interacción violenta.

¿Desde qué lugares es posible prevenir?

La violencia está naturalizada en este sistema y es importante poder trabajar desde todos los organismos implicados: los servicios de salud que son muy eficientes a la hora de detectar estos casos y los signos de violencia en los niños, por ejemplo, los médicos que hacen controles, las escuelas con los maestros, ya que en los contextos escolares los niños son capaces de hablar sobre situaciones de violencia que experimentan en el hogar, las iglesias, los centros vecinales.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos?

Es importantísimo que los ciudadanos tomemos conciencia cuando estamos frente a un hecho. Si pensamos que un menor puede estar en riesgo tenemos la obligación de denunciar. Estos no son delitos privados. Si vemos a un niño en situación de vulnerabilidad tenemos que advertir a los sistemas de justicia para que puedan actuar. El sistema debe estar disponible cuando un niño es capaz de hablar y, cuando no lo es, el sistema tiene que estar alerta para detectar señales. Debemos estar atentos a las señales físicas o características emocionales para detectar a un niño en situación de riesgo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...