*

Aberrante: violaron a un anciano discapacitado en Aguaray
Aberrante: violaron a un  anciano discapacitado en Aguaray

La Justicia condenó a un sujeto de la localidad de Aguaray por un incalificable caso de abuso sexual agravado, cuya víctima era un anciano de 75 años quien por una discapacidad motora severa no puede manejarse por sus propios medios y se encuentra en silla de ruedas.

Por el aberrante hecho, el fiscal de la causa, Armando Cazón, pidió 15 años de prisión efectiva para el abusador, aunque la jueza, Azucena Vazques, decidió condenarlo a 10 años por el abuso sexual con acceso carnal en perjuicio del septuagenario discapacitado, quien había sufrido lo indecible al ser sometido casi diariamente. La víctima, según relataron fuentes del propio juzgado aparenta mucho más que los 75 años que tiene, vivió un verdadero calvario a manos de una persona que era su cuidador.

Pro su parte, el fiscal penal Cazón reflexionó sobre el hecho y expresó: "Pensaba que había visto muchas cosas aberrantes, pero el abuso de un anciano, que tuvo que sufrir este calvario cuando está en los últimos años de su vida y postrado en una silla de ruedas, es algo que no puede calificarse. La humillación que padeció, mancillada su dignidad, es algo que nos debe hacer reflexionar como sociedad, porque algo muy malo nos está sucediendo", expresó al final de la audiencia.

Más de un año de abusos

El hecho se produjo en la localidad de Aguaray y pudo ser descubierto por una denuncia que realizó la hermana de la víctima (cuya identidad se mantiene en reserva), quien en mayo de 2016 llegó a visitar al hombre de 75 años, quien se encontraba en silla de ruedas por una severa discapacidad motora.

El anciano convivía con un cuñado desde hacía varios meses. Afortunadamente para el anciano la mujer llegó en momentos en que se encontraba solo, sin la presencia del acusado, cuyas iniciales son M.C. "En ese momento, llorando desconsoladamente, mi hermano me dijo que quería contarme algo que le había sucedido. Que su cuidador, con el que vivía, lo violaba prácticamente todos los días, y que cuando intentaba resistirse lo ahogaba con las manos hasta que él terminaba el acto sexual. Que muchas veces había intentado darme a conocer lo que estaba sucediendo pero que este depravado lo tenía amenazado, pero que decidió decirme todo aunque le sucediera lo peor", manifestó la mujer.

Pero este no era el primer indicio para la familia del infortunado anciano; un sobrino de la víctima lo había visitado unas semanas antes y por casualidad lo encontró desnudo en la cama; cuando le preguntó al cuidador por qué lo tenía en esas condiciones, el sujeto dijo que justo en ese momento estaba por bañarlo. Si bien la explicación le dejó algunas dudas, el sobrino del anciano no tomó ninguna medida ni le dio a conocer a su madre y hermana del anciano ninguna sospecha.

Quién era el cuidador

El anciano había quedado al cuidado de un hombre de 60 años que era su cuñado -vivía en concubinato con una hermana menor- pero la mujer había fallecido en el mes de febrero de 2016. Cuando el sujeto quedó viudo se ofreció a cuidarlo, ya que se encontraba en silla de ruedas y por su condición resultaba difícil a su hermana higienizarlo, trasladarlo desde la silla a la cama y viceversa, o sacarlo de la vivienda por cualquier motivo.

La propuesta fue bien tomada por toda la familia, que ni remotamente podían imaginar las verdaderas intenciones del sujeto. "Me dijo que si mi hermano mayor vivía con él podían hacerse compañía y que para él era más fácil "trajinarlo' si estaba en su casa. Si bien mi hijo en una oportunidad lo encontró sin ropa, la explicación que le dio fue que estaba por bañarlo porque se había ensuciado. Nunca imaginamos lo que mi hermano estaba sufriendo con este pervertido", expresó la mujer al momento de la denuncia.

Con esos elementos testimoniales y la propia declaración de la víctima, el fiscal Armando Cazón ordenó entre otras medidas estudios médicos que constataron el acceso carnal del infortunado anciano y algunos golpes y contusiones a los que el abusador lo sometía cuando quería resistirse.

En la audiencia de juicio realizado a mitad de semana quedó claramente determinado el abuso sexual con acceso carnal. La jueza Azucena Vazques decidió condenar a M. C. a 10 años de prisión efectiva, aunque la fiscalía había solicitado 15 años.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...