Encapuchado  asaltó y  manoseó a  una mujer

Un malviviente que actuó encapuchado redujo con un arma a una mujer, abusó de su integridad sexual y luego se llevó dinero y otros elementos.

El hecho ocurrió ayer a las 6.30 en una vivienda del paraje Metán Viejo, a la vera de la ruta nacional 9/34, en el kilómetro 1454.

La víctima fue la docente Silvia Pérez, quien reside en esa zona rural con su esposo y sus tres hijos, de 13, 7 y 3 años. Al parecer el malviviente conocía los movimientos de la familia, aguardó a que saliera el hombre de la casa a llevar a los dos hijos mayores a la escuela e ingresó a perpetrar el "golpe".

"Yo escuché un ruido en la puerta, pensé que era el perro que había entrado, fui a ver qué pasaba y me encontré con un hombre parado en la cocina de mi casa. Tenía tapada la cara con un pasamontaña y era alto. Me asusté y me paralicé porque mi bebé estaba durmiendo en su dormitorio", relató Pérez a El Tribuno.

La mujer quiso huir, desesperada, para ver a la criatura, pero el asaltante la agarró por atrás y le dijo que no se moviera. "Me dijo que me quedara quieta, que cerrara los ojos, mientras me amenazaba con un arma corta con la que me apuntó. Nunca le pude ver bien la cara, solo puedo decir que era un hombre alto. Fue muy humillante todo lo que tuve que pasar", dijo entre sollozos. El ladrón la manoseó y hasta la obligó a sacarse parte de la ropa, pero no hubo acceso carnal.

"Tuve que obedecer a un desconocido que me pidió que haga cosas porque de lo contrario me mataba, y mi preocupación era mi bebé que estaba en la casa. Me amenazaba todo el tiempo y me preguntaba dónde estaba la plata, pero yo le dije que no tenía mucho, solamente lo que me quedaba para llegar a fin de mes", indicó.

El sujeto se llevó solamente $700, un celular y una tablet. "Salió por el mismo lugar, y cuando me amenazaba me dijo que tenía un compañero afuera, pero yo vi a uno solo. Mi marido se había ido a trabajar y a llevar a los chicos a la escuela hacía diez minutos", remarcó.

El ladrón incluso llegó a decirle que si le contaba a alguien lo que había ocurrido iba a matar a los cinco integrantes de su familia, lo que le sorprendió mucho a la víctima y da cuenta de que el sujeto sabía los movimientos de los residentes.

Luego del suceso la mujer se comunicó con la Policía, que realizó un operativo en la zona pero no pudo hallar al malviviente. El caso ahora quedó en manos de la Brigada de Investigaciones de Metán.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...