*

Hallan el féretro de un bebé tirado en las vías del tren
Hallan el féretro de un bebé tirado en las vías del tren

El impacto fue terrible para los vecinos de Villa Angélica que encontraron el pequeño cajón en las vías del ferrocarril, en Rosario de Lerma. Rápidamente llamaron a la policía, que ahora busca en cementerios y hospitales datos que ayuden a dilucidar el misterio alrededor de este abandono o profanación de la tumba de un bebé. Desde el lunes los vecinos están consternados por este hallazgo a un costado de las vías del ramal C-14. Lugareños se sorprendieron cuando vieron en el suelo la tapa de un pequeño ataúd con una inscripción un tanto borrosa que decía: "Leonela Ferril o Ferrit Q.E.P.D. 6 de febrero del año 2002". A tal punto llegó la aflicción por este episodio que varias señoras comenzaron el rezo de una novena por el descanso en paz de la criatura.

Todo ocurrió en la zona límite entre Rosario de Lerma y Campo Quijano. En cercanías del paraje Villa Angélica, a unos 35 kilómetros de la capital salteña. En la parte posterior de un loteo municipal, a un costado del ramal ferroviario, estaban los restos, entre yuyales y piedras del terreno.

Juan, uno de los testigos del hallazgo el lunes pasado, contó a El Tribuno que "parecía un latón de color gris tirado en medio de los yuyos. Al acercarnos, nos dimos cuenta que se trataba de un pequeño ataúd, se nos puso la piel de gallina. Era de un bebé y entonces pensamos que estaría por ahí el cuerpito, así que con el susto llamamos a la policía".

El despliegue policial dejó anonadados a los vecinos. Al fondo del loteo municipal se realizó el rastrillaje y las pericias. La policía constató que el féretro tiene 15 años, estaba totalmente deteriorado. La putrefacción avanzó sobre el ataúd. Quedó solo la parte inferior y parte de la tapa y una manija de metal. Sobre un pedazo de madera había una placa con algunos datos del bebé fallecido.

"Estamos en plena investigación del hecho. Cómo fue a parar a ese lugar y de dónde proviene el ataúd. Estuvimos en contacto con hospitales de la zona y cementerios. Lamentablemente hay demora para obtener más datos por la falta de algunos registros de ese año en esas instituciones", comentó la comisario Liliana Viveros, coordinadora del sector 82 de la Policía de la Provincia.

Y agregó: "No descartamos ninguna hipótesis. A decir verdad nos llama la atención lo sucedido. El lugar del hallazgo está lejos de los cementerios. Y esa zona hasta hace poco tiempo estaba despoblada".

Entre tanto, un equipo de El Tribuno indagó sobre los datos hallados en el ataúd con la intención de saber si existen inscripciones de defunciones y sepulturas del año 2002 correspondientes a bebés de hasta un año de vida. La administración del cementerio Sagrado Corazón de Jesús de Rosario de Lerma tiene registros de casi un siglo de vida. Sin embargo, desde el 2001 al 2004, aproximadamente, hay desorden en algunas inscripciones.

"No tenemos datos de este tipo de defunción en el cementerio público de Rosario de Lerma. Por los años que tiene el camposanto local, en algunos períodos tenemos falta de datos de defunciones y traslados. Pero sí podemos asegurar que esta sepultura no es de este cementerio", explicó Demetrio Alancay, encargado del cementerio de esta ciudad.

El funcionario municipal está desde hace varios años al frente de la administración del camposanto y tuvo que realizar un exhaustivo trabajo para ordenar el área administrativa correspondiente a los años previos a su gestión.

Oraciones y hechos análogos

Mientras doña Barboza prepara un grupo de oración por el eterno descanso de la almita profanada, los vecinos de Rosario de Lerma recuerdan el año en que numerosos ataúdes del cementerio local fueron arrojados de manera implacable a una fosa común sin dar aviso a los deudos. Fue entre los años 2001 y 2003.

"Fueron varios los ataúdes tirados a una fosa común y sin registrar nada. Hubo denuncias en ese entonces y como siempre, todo quedó en la nada. Llama la atención que este ataúd es de esa fecha", dijo doña Barboza, recordando que los restos de un familiar suyo fueron a parar a esa fosa.

Ella vive en la zona norte de la ciudad y su hija habita con su familia el loteo en donde se halló el pequeño ataúd.

Convocó a vecinos para el rezo del alma de la pequeña Leonela, de 6 meses, de quién nadie sabe nada más.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...