*

María Pamela y sus hijos recibieron justicia, solidaridad y amparo
María Pamela y sus hijos  recibieron justicia,  solidaridad y amparo

La penosa situación social de una familia de Solís Pizarro tomó un giro inesperado en las primeras horas de ayer, tras la denuncia pública a través de El Tribuno, en la que una mujer expuso un sórdido drama de violencia de género, abuso y precariedad social extrema.

La mujer explicó que tras denunciar un abuso sobre su pequeña hija, las represalias familiares la obligaron a refugiarse junto a sus niños en un espacio público.

La noticia conmocionó a los lectores y movilizó a los organismos del Estado que en pocas horas dieron respuesta a los problemas más acuciantes de esta familia, compuesta por tres niños de 9 y 6 años y de siete meses.

María Pamela (34) había denunciado el lunes, a las 2, a su expareja por abuso sexual en contra de su hija de 9 años.

Desde ese mismo momento, la mujer entró en conflicto con la familia que los alojaba, parientes directo del acusado y en solo horas fue desalojada de su propiedad (dos habitaciones de un terreno fiscal) y no tuvo más remedio que asilarse en un espacio verde contiguo al Frigorífico Brunetti, no está de más decir, muy bien cuidado.

Muchas mujeres del barrio la asistieron, alimentando a sus hijos, incluso al bebé de siete meses, mientras María Pamela recorría las distintas oficinas en busca de justicia, asistencia médica para su niña y una solución habitacional para su tragedia.

En la noche del miércoles, ni bien tomó estado público su caso, la Cooperadora Asistencial dispuso que la mujer fuera trasladada al Albergue Social y en la mañana de ayer los técnicos del servicio social municipal estudiaron su caso y las posibilidades para asistirla.

Trascendió que provisoriamente el municipio le otorgaría un subsidio para que la familia pueda alquilar un lugar lejos del barrio donde se produjeron los hechos y a la vez una ayuda alimentaria sostenida.

Ayer recibió de manera inmediata, ropa, pañales y calzados, una ayuda económica y asesoramiento jurídico para la causa penal que se abrió a través de su denuncia.

Pero también, a la par de las acciones oficiales del Estado, María Pamela y sus hijos recibieron la solidaridad de los corazones salteños, golpeados por una realidad inocultable.

Todos los medios se hicieron eco de su caso e incluso tanto en el Ministerio Público como en la Justicia resonaron los ecos de su denuncia, que según fuentes del Poder Judicial tiene antecedentes.

Trascendió que el fiscal penal Federico Obeid había ordenado horas antes la detención del sujeto, el que fue aprehendido en la misma casa donde habitaban María Pamela y sus hijos.

En tanto, policías de la comisaría 8 y 102, bajo directivas judiciales, retiraron las pocas pertenencias que la mamá había dejado en el domicilio de calles Los Gavilanes y Los Halcones, para evitar represalias o robos.

Detenido e imputado

En tanto, el detenido, profesor de folclore, quedó a disposición del Juzgado de Garantías 3 que confirmó la detención.

Trascendió que se le imputaría en las próximas horas el delito de abuso sexual doblemente ultrajante agravado por el vínculo y la guarda.

Hoy, en las primeras horas de la mañana, se tomarían los hisopados y realizarían las prácticas forenses inconclusas sobre la pequeña víctima de 9 años. En este contexto, el abogado que asiste a María Pamela, Rodrigo Escovar, informó que las pericias forenses y psicológicas se extenderían además a otro de los hijos, un varoncito de seis años, dada la reincidencia del sujeto detenido en delitos rayanos con la pedofilia y abuso de niños.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...