El presidente Mauricio Macri regresó a su discurso de campaña electoral en Santiago del Estero, donde llegó junto a Juliana Awada y un look descontracturado para inaugurar un comedor comunitario junto a la dirigente social Margarita Barrientos. “Esto es una muestra más de que sí se puede, de que no estamos condenados a nada”, señaló el mandatario, que fue el segundo en tomar el micrófono después de Barrientos.

Macri se alejó del caso Maldonado, tema que dominó la agenda política del gobierno en las últimas semanas. El presidente aprovechó su discurso en base a las obras públicas para recalcar que “aunque tenemos muchos problemas, empezamos a solucionar las cosas diciendo la verdad”.

“Nosotros construimos porque decimos la verdad, siempre dijimos la verdad, aunque duela, y eso es lo más importante”, insistió. “La confianza de todos nosotros crece y esa confianza es la que va a hacer que tengamos un país maravilloso”.

“No estamos condenados a nada. Cada uno, aportando su granito de arena, puede construir su propia historia. Hoy es este hogar, después un polideportivo, las cloacas para Añatuya y un montón de obras que estamos haciendo junto a la gobernadora”, sostuvo el presidente, en una muestra de buena sintonía con la mandataria provincial Claudia Ledesma.

“Lo central y fundamental es decirnos la verdad. Eso es lo que construye, aunque duela. Tenemos muchos problemas de pobreza y, por decirnos la verdad, los empezamos a corregir”, finalizó el Presidente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...