Un lugar único y tradicional de los salteños: el Mercado San Miguel es uno de los edificios históricos de la ciudad donde se conjugan los sabores, aromas y colores de los productos regionales, gastronómicos, frutas, verduras, carnes y en la actualidad productos tecnológicos.
Fundado en 1865 por don Saturnino San Miguel y Moldes -de ahí su nombre-, es frecuentado todos los días por miles de salteños y turistas
Desde que fue fundado, los descendientes de San Miguel y Moldes lo conservaron hasta 1961, año que la provincia lo expropió para transferírselo luego a la comuna capitalina.
Privado o estatal, siempre ocupó la manzana de calles Ituzaingó, La Florida, Urquiza y avenida San Martín.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora