Un terremoto de 7,0 grados, con epicentro frente a las costas del Pacífico de El Salvador, sacudió hace una hora el territorio centroamericano, una hora después de que el huracán Otto entrara a Nicaragua por el Caribe, causando estragos también en Costa Rica.
El sismo se localizó frente al oriental departamento de Usulután, con una profundidad de 10,3 kilómetros, según datos actualizados por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).
La sacudida se percibió con fuerza no sólo en El Salvador, sino también en Nicaragua y Costa Rica, sin que inicialmente se hayan reportado daños materiales o personales.
En Costa Rica, el abogado salteño Facundo López brindaba una charla sobre emprendedurismo cuando se produjo el movimiento sísmico y, en diálogo con El Tribuno, relató la experiencia. "Estábamos en el aula cuando se empezó a mover todo. Al principio no nos dábamos mucha cuenta de lo que pasaba, pero después vino un sacudón más fuerte y las autoridades de la universidad pusieron en marcha un protocolo de evacuación y nos hicieron salir".
"Una vez que estuvimos afuera se empezó a sentir todavía más fuerte el movimiento. La gente de aquí nos dijo que no es normal que se registren movimientos tan fuertes en la zona y después ya empezamos a ver que sí, había sido un movimiento importante y que hay alerta de tsunami", comentó.
"Quiero llevar tranquilidad que ahora estamos todos bien aquí, pero sí fue bastante fuerte el sismo", indicó y admitió que "estamos un poco preocupados porque ahora tenemos un vuelo programado a Guatemala y no sabemos qué va a pasar con eso".
López agregó que otra de las preocupaciones de las autoridades es que están en una zona de volcanes, pero reafirmó que hasta el momento en esa zona de Costa Rica hay tranquilidad, aunque permanece el alerta

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora