El Cuerpo de Investigaciones Fiscales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llevó a cabo el operativo "Ángel Guardián" logrando desbaratar una red internacional de pornografía infantil. En medio de la investigación detuvieron a un joven salteño de 23 años, quien mantenía vínculos con el pedófilo que sería el principal sospechoso de los graves delitos. Según informaron desde el CIF, tras el operativo lograron proteger 90 víctimas de grooming abusadas por el mismo hombre de origen extranjero.
El joven salteño que facilitaba y distribuía pornografía infantil, fue identificado como uno de los contactos del pedófilo extranjero.
Luego de la investigación realizada en la provincia, y tras identificar al salteño de 23 años, la Fiscalía Penal 3 de Metán, que inició las investigaciones, solicitó que se allane el domicilio del muchacho en Salta.
La causa quedó en manos de la fiscal Penal 3 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Flores Toranzos.
El allanamiento se realizó en el barrio Mosconi, desde donde lograron secuestrar una notebook, teléfono celular, cassettes VHS, tarjetas de memoria, pen drives, diversos CD, reproductor MP3, cámara filmadora, un CPU y diversos elementos de interés.
También incautaron varios plantines de marihuana, en este último delito intervino la Justicia Federal. El joven fue detenido y está imputado por "facilitamiento y/o distribución de pornografía infantil en concurso real". En su declaración, señaló que las imágenes encontradas eran de consumo personal. Quedó bajo intervención del Juzgado de Garantías 1, a cargo de Ada Zunino.

Falso perfil en Facebook

En tierras porteñas se empezó a desactivarse la bomba que tenía oculta hace un tiempo el pedófilo extranjero. Numerosas menores víctimas de grooming o ciberacoso sexual fueron detectadas por el CIF de Buenos Aires, habían sido abusadas pr el mismo agresor.
El groomer contactaba a niñas y adolescentes a través de un falso perfil de Facebook, las obligaba a enviarle autorretratos y videos de producción casera donde aparecían desnudas y en actividades explícitas sexualmente.
La totalidad de las víctimas reconocieron haber sufrido grooming o ciberacoso sexual, e identificaron a su acosador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora