Salta será uno de los nueve distritos del país que podrá participar a la distancia, mediante teleconferencia, de la audiencia pública del 16 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires, donde se debatirán los cuadros tarifarios del gas. Así lo confirmó ayer el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, durante su visita a la capital salteña.
El Ministerio de Energía instruyó al Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) para que habilite los centros desde donde los vecinos podrán participar del encuentro. La sede del Enargas en Salta está en calle Alvarado 1143, aunque desde el organismo aún no confirmaron el lugar de la audiencia.
El organismo nacional habilitará un registro de participantes, libre y gratuito, a través de un formulario preestablecido. Podrán participar referentes de organizaciones gubernamentales y civiles, y toda persona interesada, quienes deberán inscribirse hasta 48 horas antes de la convocatoria.
El Defensor del Pueblo de la ciudad de Salta, Nicolás Zenteno, planteará en la audiencia pública la regionalización de las tarifas que menciona el fallo de la Corte. "Estas deben atender las particularidades de los salteños, que tenemos menores ingresos que las provincias de la región centro. Las tarifas tienen que ser con relación al promedio de sueldos que ganamos", señaló.
Además, Zenteno, pedirá que la denominada subregión Puna, que cuenta con tarifas similares a las del sur argentino, se inicie desde Campo Quijano. "Sabemos que desde esa localidad hasta la Puna las temperaturas son muy bajas", dijo.
El Defensor del Pueblo además solicitará la universalización de la tarifa social. "Ellos dicen que hay dos millones de personas que todavía no se anotaron para ser beneficiarios de la tarifa social. Entonces, si lo saben y tienen identificadas a esas personas por qué no les dan de forma automática", se preguntó.
Si bien la audiencia pública no es vinculante, el fallo de la Corte establece que entre los fundamentos del aumento de la tarifa tiene que estar el resultado de la audiencia pública. Esto animaría a más gente a participar.
Desde la distribuidora Gasnor confirmaron que ya se están realizando las refacturaciones correspondientes y estimaron que a partir del 10 de septiembre los usuarios comenzarían a recibir las facturas de gas con la tarifa anterior al aumento.
La Corte Suprema de Justicia frenó con un fallo unánime el aumento de tarifas de gas para los usuarios residenciales, pero no para las pymes y las industrias.
El caso, que llegó a la Corte, se inició con una acción de amparo colectivo del Centro de Estudios contra la resolución 28/16 del Ministerio de Energía y Minería de la Nación. Las subas habían superado el 1.000%, aunque luego el Gobierno puso topes del 400% para los hogares y del 500% para las pymes. A la causa se sumaron asociaciones de consumidores y luego la Sala II de la Cámara Federal de La Plata suspendió el tarifazo. En Salta, el juez Miguel Medina también había hecho lugar a una cautelar contra las fuertes subas.

Algunos detalles

* Podrán participar en la audiencia pública “toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva” sobre el aumento de la tarifa.
* Además, participarán funcionarios públicos y el debate podrá ser transmitido por los medios de comunicación.
* Los interesados podrán inscribirse hasta 48 horas antes de la audiencia. Debe presentarse por escrito un informe que refleje el contenido de la exposición a realizar.
* Cada participante tendrá derecho a, por lo menos, 5 minutos de exposición, aunque el Enargas puede establecer un tiempo máximo de intervención.
* Se dispondrá una herramienta informática para facilitar la participación virtual en los nueve distritos del interior.
* El Enargas deberá hacer en los 10 días siguientes de la audiencia un informe de cierre que servirá para que el ente emita un dictamen final dentro de los 30 días posteriores. Este será remitido al Poder Ejecutivo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora