*

Salud, empleo y seguridad exigen respuestas urgentes
Al cumplirse 33 años de democracia, el mayor período de estabilidad institucional en los dos siglos de nuestra historia, el relevamiento de la realidad social de Salta a través de la consulta a más de 1.500 personas, realizado y publicado ayer porEl Tribuno, obliga a una autocrítica profunda del gobierno, pero también de las diversas organizaciones políticas, sociales, gremiales y empresarias.
La voz de la gente no deja espacio para evasiones retóricas.
ElGobierno nacionaly el provincial deberían preguntarse cuál es el mensaje de la ciudadanía en cada una de las calificaciones expresadas por el sondeo; el relevamiento dejó a la vista varias certezas y muchos interrogantes.
Para quienes realizaron las entrevistas sobre el terreno resultó evidente, aunque no aparezca cuantificado en los resultados, la enorme distancia que experimenta la ciudadanía, especialmente quienes viven en los barrios más postergados, con respecto a la dirigencia política y a los funcionarios de gobierno. La primera conclusión que se puede extraer es que la gente necesita que la escuchen, que le expliquen cuáles son los objetivos y que se dejen de lado los discursos oportunistas.
Las mayores preocupaciones de los salteños se refieren a la situación social. El hecho de que la desnutrición aparezca como el problema más serio de la provincia, mencionado por el 36% de los entrevistados como prioridad, resulta elocuente. Se trata de una cuestión que involucra a la jurisdicción provincial. Los cuatro ministerios involucrados deben asumir que la gente no observa mejoras, a pesar de los buenos propósitos expresados. Es necesario un nuevo criterio en materia de medicina sanitaria, ya que el 14% de los entrevistados mencionó, además, a la salud pública como problema urgente.
El segundo problema prioritario es el desempleo, mencionado por el 32% de los entrevistados. Se asocia con la pobreza creciente y con la fragilidad de los planes asistenciales. La falta de trabajo es un fenómeno nacional, que obedece a la caída de la actividad económica, pero también a la paralización forzada del desarrollo agroganadero dispuesta en el ámbito provincial y que tiene por consecuencia el aumento de los bolsones de pobreza urbana en las ciudades de la provincia. Es decir, una cuestión salteña que involucra a la presidencia y a la gobernación.
La inseguridad, con el 28% de las menciones, es una preocupación con especial incidencia en los barrios de la ciudad capital, pero que se extiende por toda la provincia. Entre las preocupaciones de nivel nacional se señala insistentemente al narcotráfico (19%) y resulta difícil desvincular ambos fenómenos, ya que abundan los vasos comunicantes entre ellos. El aumento de las asociaciones ilícitas de este tipo, sumado a la complicidad de policías y gendarmes es indicio de la indefensión de la sociedad, que asocia a la droga con el robo y, especialmente, con la creciente marginalización de jóvenes y adolescentes.
La posibilidad de escuchar a todos los ciudadanos es la condición previa para comenzar a resolver problemas acumulados en las últimas décadas y que muestran un proceso de decadencia económica y social en el país y en Salta.
La gente juzga la realidad del país desde la propia experiencia directa y cotidiana. La especulación política le resulta ajena y sospechosa. La crisis que se plantea en las respuestas no se acota a la responsabilidad de un gobierno o de alguna jurisdicción institucional. No se trata solo de "dar soluciones", sino de la necesidad ineludible de que las dirigencias ofrezcan perspectivas de futuro.
Los reclamos asociados con lacrisis socialllevan implícita la demanda de horizontes alentadores que den sentido al esfuerzo de miles de familias, sumidas en una pobreza que no condice con las posibilidades del país y de Salta.
La experiencia desarrollada porEl Tribuno, muestra que los relevamientos realizados a través de las plataformas digitales y de las llamadas telefónicas brindan una aproximación válida pero parcial, ya que excluyen a quienes no tienen acceso a tales recursos. Además, no permiten percibir las inquietudes ocultas que desbordan a los formularios y a la visión estructurada de la política, los medios de comunicación y laculturadigital.
Los que gobiernan no pueden darse el lujo de prescindir de ningún medio que les permita escuchar los problemas de los ciudadanos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...