Gracias a un adelanto de la coparticipación que le giró el Gobierno de la Provincia a la Municipalidad de Salvador Mazza, los empleados comenzaron a percibir sus haberes a última hora del miércoles y el funcionamiento de la comuna se normalizó hoy temprano.
Efectivamente, el Gobierno le giró al intendente Rubén Méndez unos 400.000 pesos, que sirvieron para pagar los sueldos del personal de planta permanente, que era el principal reclamo.
Sin embargo, un grupo de gremialistas de ATE, UPCN y UTM se quedaron apostados a las puertas de edificio comunal para presionar a la actual administración para que cumpla con el compromiso asumido en diciembre pasado, de pasar a planta permanente a 20 obreros.
Desde la comuna dijeron que esta tarde saldría también esa resolución, con lo que se espera que la protesta se levante definitivamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora