Don Esteban Robles, conocido como el "Chacarero", tiene 84 años y vive en la finca Las Mesadas Largas, en una zona de difícil acceso, entre las serranías ubicadas al oeste de Río Piedras.
El hombre es un gaucho lugareño que vive solo en un puesto, en un lugar que posee un hermoso paisaje, donde se dedica a la cría de animales.
Hace algunos días, el no recuerda bien si martes o miércoles, fue atacado por uno de los chanchos caseros que cría en su terreno, lo que le provocó graves heridas en ambas piernas, por tratarse de un animal grande.
"El chancho se puso bravo y me clavó varias veces los colmillos y me lastimó feamente", comentó el hombre en voz baja, mientras se recupera internado y acompañado por familiares, en una clínica privada de la ciudad de San José de Metán.
"Muchos policías y otras personas me fueron a ayudar. Me bajaron con una tabla de noche, me llevaron con esfuerzo por medio del monte", dijo Robles, quien escucha con mucha dificultad y, por lo mismo, tiene problemas para expresarse con claridad.
El Chacarero es un hombre muy amable y simpático, se nota a simple vista su sencillez. La vida de este gaucho es de campo adentro, se dedica a criar animales, y tiene un par de caballos que monta sin problemas, a pesar de su edad.
"Esto creemos que podría haber pasado el día martes. Pero el rescate fue el jueves por la noche y lograron sacarlo el viernes por la mañana. Quiero agradecer a la división Bomberos de la Policía de Metán y a los efectivos del destacamento de Río Piedras que hicieron el rescate", dijo René Gerardo Coca, quien es propietario de una finca de la zona, vecino del Chacarero.
"Don Robles vive a unos dos kilómetros del puesto que tenemos nosotros y allí lo encontró herido mi tío Benito Maidana, quien me avisó lo que había ocurrido cuando yo estaba en Metán, por eso de inmediato me comuniqué con la Policía, que se movió muy rápido", dijo Coca a El Tribuno.
25 kilómetros entre cerros
El puesto de don "Chacarero" se encuentra a unos 25 kilómetros al oeste del acceso a la localidad de Río Piedras.
Se trata de un lugar al que solamente se puede acceder a caballo, y al que también llegan los aventureros enduristas de la zona, luego se sortear ríos, arroyos con muchas piedras y sendas precarias por las que solamente pasa un caballo o una moto.
El operativo policial de rescate se armó de inmediato, apenas se encendió la alerta de que había una persona herida que necesitaba asistencia .
Dando muestra de gran humanidad, los solidarios efectivos policiales desafiaron la oscuridad y las dificultades del lugar para poder rescatar y salvarle la vida a don Esteban Robles, que podría haber muerto desangrado por las heridas que le dejó el enfurecido cerdo.
Finalmente lograron llevarlo con vida al hospital, donde recibió los primeros auxilios.

lechon.jpg
Aparentemente manso, pero puede herir de gravedad. 
Aparentemente manso, pero puede herir de gravedad.

Animales que pueden matar con sus dientes filosos

Cada tanto las noticias sorprenden con chanchos enfurecidos que pueden matar. Según informaron allegados a la familia del afortunado anciano Esteban Robles, quién pudo sobrevivir, los policías fueron bien guiados por Leonardo Frías, un baquiano y conocedor de las serranías de la zona.
El hombre fue trasladado en una ambulancia al hospital Del Carmen de Metán y luego derivado a una clínica privada de Metán, donde se encuentra internado, fuera de peligro vital.
"Estuvo entre dos y tres días herido, deshidratado y había perdido bastante sangre. No se lo podía movilizar ni trasladar a caballo. La Policía lo sacó del puesto de noche en un catre y realmente quiero destacar la labor de esos efectivos", remarcó Coca, quien dio la señal de alarma a la Policía.

Casos similares en las noticias

Aunque parezca extraño pensar que un chancho puede morder gravemente a una persona, vale recordar algunas noticias que dieron cuenta de episodios parecidos. Hace un par de semanas, en Santa Fé, un cerdo agredió con violencia a dos hombres que fueron llevados a emergencias médicas y uno de ellos estaba en grave estado, ya que el animal le arrancó la parte posterior de la pierna izquierda a la altura del muslo.
En otra noticia se leyó que el encargado de un establecimiento rural en la zona agraria de Florencio Varela, murió como consecuencia de haber recibido la mordida de uno de los chanchos que criaba en ese lugar. A Héctor Martínez, de 65 años, la mordida del chancho le perforó la arteria femoral y le provocó la muerte. Al llegar la policía al lugar, se encontró con un cuadro desgarrador: el hombre sentado en el patio de la estancia, con una toalla a modo de torniquete a la altura de la pantorrilla izquierda y en medio de un charco de sangre.
Por todo lo expuesto, se puede concluir que don Esteban Robles, tuvo mucha suerte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Rodolfo  Elias
Rodolfo Elias · Hace 1 mes

Antonio, respeto tu opinion , entonces respeta la mia, cada persona es libre de pensar como desee, no por eso soy pobre , ni mejor ni peor, gracias a Dios estoy muy feliz con lo que soy, respeto la vida y considero que a un animal se le debe el mismo respeto que tenemos entre nosotros, no tengo resentimiento alguno por la vida que llevo, me parece perfecto el accionar de los rescatistas, pero creo que hay noticias que no son para nada noticias, no conozco al señor que fue mordido y mil disculpas si verbalmente dañe a algun lector, ese no fue el mensaje.....

Rodolfo  Elias
Rodolfo Elias · Hace 1 mes

A cuantos pobres chanchos habra mordido este señor? alguna ves la naturaleza se le tenia que venir en contra, un hombre mata 1000 animales y no pasa nada, un chancho muerde a un hombre y es noticia, no seamos pelotudos...

ANTONIO JOSE CUELLO
ANTONIO JOSE CUELLO · Hace 1 mes

Rodolfo, es increible su voluntad, por dañar verbalmente a cualquier, persona aun sin conocerla ..sos un pobre hombre , con mucho resentimiento.

Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Pero parece que denso se puede ser. Pobre hombre este campesino, viejito y solitario que hace lo posible para sobrevivir sin molestar a los demás. Felicitaciones a los baqueanos y policías que lo rescataron

Se está leyendo ahora