Es palabra dicha que desde el primer momento del embarazo éste debe ir acompañando de un control médico. Si bien la llegada de un hijo es un acto natural, cada bebé y cada mamá son únicos y viven así ese momento. Con esos cuidados fue que Johana Chaile, de 24 años, vivió el embarazo de su primer hijo. Hoy el pequeño Mateo ya tiene cinco meses de vida y pesa 8 kilos. Mamá, papá e hijo viven el inigualable momento de la crianza, pero para llegar hasta acá, esta familia tuvo que pasar momentos muy duros en los primeros meses del año.
En marzo, Johana tuvo una caída en su casa. Pisó un poco de agua que había en el suelo y resbaló. A esta altura la joven tenía 27 semanas de gestación y todavía le faltaba un mes para la próxima ecografía de control que se realizaba en el hospital de la localidad de Cerrillos. Temerosa de que algo no estuviera bien después del golpe se trasladó al Hospital Materno Infantil. Allí un médico de la guardia la controló y le realizó una ecografía rápida para quedarse más tranquilo.
Esa bendita caída fue lo que permitió a Johana salvar la vida de su bebé. Los médicos de la guardia detectaron una mancha en el área del pulmón y resolvieron internar a Johana. Al día siguiente se le realizó una ecografía de profundidad. El diagnóstico fue hidrotórax fetal.
En diálogo con El Tribuno, el equipo médico que estuvo a cargo del tratamiento a la mamá y al bebé afirmó en conjunto que esta dolencia no tratada a tiempo provoca la muerte fetal.
Pilar Muñoz Caro y Telma Huanco Huarachi son residente del Hospital Materno Infantil, y junto al doctor Carlos Alfredo Rivadeo llevaron adelante el tratamiento del bebé en gestación con hidrotórax fetal. "Esta patología se presenta en 1 de cada 10 mil niños. Con la cantidad de partos que tiene el hospital estos casos se podrían llegar a presentar uno por año", destacó la especialista en tocoginecología Pilar Muñoz Caro.
"Cuando se detecta que el bebé padecía de hidrotórax fetal, se le comunica a la mamá la necesidad de realizar un punción. Este procedimiento tenía la finalidad de determinar el origen del líquido que se acumulaba en uno de los pulmones del bebé", explicó Muñoz Caro.
Hidrotórax fetal es una de las dolencias que genera la muerte del bebé durante el embarazo y se caracteriza por la presencia de líquidos dentro del tórax del bebé, que comprime los pulmones y corre el corazón del lugar. Las profesionales destacaron que el líquido del caso en estudio se debió a una obstrucción de nivel linfático.
Para poder concretar el tratamiento, además de la ecografía, también se realizó un control cardiológico fetal para ver cómo estaba el corazón del bebé. Este especialista también coincidió en la necesidad de realizar la punción.
La hora de la verdad
Después del diagnóstico, la mamá volvió a su casa y se decidió programar su internación para la realización del tratamiento. Este procedimiento se realizó en quirófano, debido a la precisión que requería. Si bien en algunos casos se aplica anestesia, los especialistas le contaron a El Tribuno que gracias a la predisposición de la mamá y el bebé no fue necesario. La primera muestra se mandó a laboratorio para ver las características de este líquido y también del líquido amniótico. Posteriormente se realizaron dos punciones más solo para extracción de líquido.
El doctor Carlos Alfredo Rivadeo destacó que si bien el procedimiento no es innovador, sí se realiza en los hospitales de todo el mundo con alta tecnología.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora