San Antonio de los Cobres es una pequeña localidad, cabecera del departamento Los Andes, ubicada a tan solo 164 kilómetros de Salta.
La ciudad está apostando fuertemente al desarrollo del turismo en la Puna, por lo que está trabajando en fomentar actividades y propuestas que están en la piel misma de los puneños.
El pueblo busca revalorizar las costumbres ancestrales y las actividades típicas de la zona como una valiosa herramienta de identidad local y de estrategia turística a nivel local, nacional e internacional.
Su cultura es llamativa de por sí: la Fiesta Nacional de la Pachamama, que se realiza en agosto, así como el colorido carnaval, que se extiende varios días de febrero, con sus visitas copleras casa por casa, son solamente algunos de los ejemplos con los que sus habitantes saben conquistar a cuanto turista arriba al pueblo, atraído por las historias que del lugar se cuentan.
Actualmente, la gran promesa de obra es lo que por ahora no deciden cómo bautizarla y tan solo lo llaman el "Museo Histórico Cultural", que está ubicado en la avenida Zavaleta, casi al frente del complejo polideportivo municipal.
Esta nueva obra se levanta en el viejo edificio que fue sede de la Gobernación de los Andes y luego la comisaría del pueblo. Con los años, la vieja casona quedó abandonada, por lo que el intendente local, Leopoldo Salva, decidió emplazar allí un museo. "Estamos utilizando las técnicas tradicionales que se usaban para construir este edificio. Hacemos los ladrillones de adobe a mano y luego los utilizamos en la construcciones de las paredes caídas a la vieja usanza, de manera perpendicular, por la cual quedan paredes de más de 50 cm", dijo Salva a El Tribuno.
"La idea es revalorizar nuestro pasado y crear un espacio en donde esté condensada y guardada parte de nuestra historia, nuestra cultura y lo productivo de la Puna, como lo es la minería. Queremos difundir ese legado de manera sistemática y ordenada. También es un pretexto para conservar un edificio que es patrimonio nuestro", dijo la secretaria de Turismo de la Municipalidad local, Azucena Salva.
Sucede que San Antonio tiene varios atractivos, arraigados a sus ancestrales tradiciones, que aún quedan por descubrir para el turista desprevenido.
A través del municipio, fomentaron varios emprendimientos que buscan potenciar su actividad tradicional para tener un contacto con los turistas. El primero es el criadero Agua Dulce, que busca darle valor agregado a la fibra de vicuña. Anatolio y sus llamas, dedicado al paseo en llamas, es la locura de todos los niños que llegan a San Antonio. El Paseo Turumaki, que produce artesanías de cerámica en donde cada visitante realiza su propia obra de cerámica milenaria, a través de una modalidad participativa en el proceso de fabricación. Y por último, el complejo turístico El Mojón, sobre la exruta nacional 40, que consta de una iglesia, un restaurante, un museo y una huerta orgánica a 4.000 msnm.
Son todas iniciativas que se suman a los tradicionales rituales de los festejos del carnaval andino, los cultos a la Pachamama y los recordatorios por el Día de Santos Difuntos, además del tradicional Tren a las Nubes.
"Buscamos que los visitantes vivan una forma diferente de hacer turismo. Y queremos que los salteños también acompañen este proceso de revalorización cultural", dijo Azucena Salva.
Son todas iniciativas que rescatan la cosmovisión de los pueblos de la Puna, los trabajos en comunidad y los aprovechan para mostrarles a los turistas que llegan su forma particular de ver el mundo.
Agenda
Desde la comuna local anticiparon que habrá un gran encuentro de jóvenes entre el 13 y 15 de enero próximos, cuyo cierre estará a cargo del cantante Bruno Arias.
Por su parte, informaron que ya se encuentran realizando todos los preparativos para festejar a pleno el carnaval andino en febrero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia