Impulsadas por la certeza de que es imprescindible preservar la propia cultura, un grupo de mujeres de la Puna salteña se puso al hombro la responsabilidad de mostrarle al mundo lo que obtienen a partir de trabajos textiles y de alfarería netamente artesanales y de exquisita calidad.
El resultado está a la vista en los salones del Centro Cultural América, donde una exposición de sus productos está al alcance de salteños y turistas y permanecerá hasta el 30 de este mes.
Manos ajadas por el frío y por la diaria tarea de hilar, tejer o hacer cuencos de cerámica reflejan en detalle los elementos con los que los artesanos de San Antonio de los Cobres transitan la vida a 4 mil metros sobre el nivel del mar, mientras los visitantes eligen cuidadosamente las piezas que se llevarán y que atesorarán como un verdadero reflejo de la cultura del norte argentino.
"Es el segundo año que planteamos la muestra, y esta vez será un mes completo en este centro cultural extraordinario, que nos abrió las puertas para exhibir lo nuestro", remarca Azucena Salva, secretaria de Turismo de la comuna puneña.

Los expositores

Participan las comunidades de Matancillas, Olacapato y Santa Rosa de los Pastos Grandes, artesanías uramaki y del Mercado Artesanal de San Antonio de los Cobres, especialmente con tejidos, cerámicas y como novedad una serie de productos de cuero. "En este caso es un arduo trabajo sobre cuero de oveja, de cabra y llama, perfectamente curtido que termina en cintos, billeteras, almohadones y mucho más", dice Salva y pone el acento en lo artesanal de la labor.
"Es un enorme esfuerzo, que comienza con la cría de animales para concluir en el curtido manual sin ningún elemento tóxico, como hace la industria del cuero. Son procesos ancestrales que cuidan el medio ambiente y los productos se hacen a mano. Para obtenerlos se debe trabajar el año completo y aprovechar el verano, porque la calidad está sujeta al clima y al agua. El invierno es muy complicado para el cuero y también para la alfarería", explica.
ceramicas.jpg
<div>Orgullosas, las ceramistas muestran lo producido con barro puneño.</div><div><br></div>
Orgullosas, las ceramistas muestran lo producido con barro puneño.

En el caso de la cerámica, el barro se obtiene en un paraje a 60 kilómetros de Santa Rosa de los Pastos Grandes. "Y eso se debe conocer para valorar lo que significa tener un producto auténtico de nuestros artesanos", remarca.
Las silenciosas tejedoras y vendedoras son contundentes y defienden lo que ofrecen al indicar que "los precios son los justos y accesibles, que parten desde los $40 en cerámica hasta una amplia variedad de valores en prendas tejidas".
La organización está a cargo de la Municipalidad de San Antonio de los Cobres que gestionó el lugar de exposición y el traslado, cuidadoso y seguro, de todos los productos en exposición. Del mismo modo facilitó el traslado y estadía de los artesanos, ya que este año permanecerán un mes en la capital, a diferencia de la primera edición de 2015 que se hizo durante 15 días.
La variedad no solo es en productos textiles y cerámica, sino también se pueden adquirir piedras ornamentales, hierbas aromáticas, embutidos de llama, productos de cuero curtido y fieltro. Simultáneamente se ubicó un stand de turismo con información de servicios y atractivos de la zona, en un proceso de desarrollo y creación de trabajo genuino.

Para visitar la muestra

La exposición de tejedoras y artesanos permanecerá abierta todos los días, sin excepción, en el horario de 9 a 21. La muestra está ubicada en el primer piso del Centro Cultural América, Mitre 23. Entrada gratuita.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia