Las lágrimas a muchos les recorría sus rostros. No era para menos, habían caminado cinco días y ya estaban a pocos kilómetros de llegar a la Catedral Basílica para estar junto a su venerados, la Virgen y el Señor del Milagro.
Cantaban, bailaban, levantaban las manos, nadie se quedaba quieto un segundo. Todos recorrieron 195 kilómetros para decir presente y honrar a sus patronos. Había de todas las edades, algunos con sus pies ya agrietados mostraban orgullosos las imágenes sagradas.
"Somos de San Carlos y esta es la décima peregrinación que hago. Cada vez somos más, cada año se suma mucha más gente. Hoy la columna tiene 1000 personas. Se sumaron los de Animaná, de La Viña y de Isonza, pero con fe todo se puede lograr. El Papa Francisco dijo una vez que hagamos lío, y nosotros cumplimos con esta peregrinación", sentenció Oscar quien llevaba sobre sus hombros orgulloso la imagen de la Virgen.
El canto bajaba desde una camioneta a todo volumen y ellos acompañaban cada canción con un baile, con sus manos al cielo, haciendo palmas. "Mandarina, mandarina, mandarina acá están presente los cristianos de la República Argentina", sonaba fuerte en los parlantes.
Inmediatamente enganchaban con "Jesucristo vos la alegría de mi corazón, sabes lo que yo te quiero, que te llevo adentro de mi corazón". Ese corazón que ellos todos los años abren para renovar su pacto de fidelidad con la Virgen y el Señor del Milagro.
SANCARLOS13.jpg
Con la Virgen a todos lados. El también sacó la suya a peregrinar por las rutas de los Valles Calchaquíes.
Con la Virgen a todos lados. El también sacó la suya a peregrinar por las rutas de los Valles Calchaquíes.
SANCARLOS.jpg
Los peregrinos de San Carlos llegaron a Salta para renovar su pacto de fe con la Virgen y el Señor del Milagro. (Fotos Mariano Gil)
Los peregrinos de San Carlos llegaron a Salta para renovar su pacto de fe con la Virgen y el Señor del Milagro. (Fotos Mariano Gil)
SANCARLOS2.jpg
Los fieles de Animaná formaban parte de la numerosa columna junto a los de Isoza, San Carlos y La Viña.
Los fieles de Animaná formaban parte de la numerosa columna junto a los de Isoza, San Carlos y La Viña.
SANCARLOS4.jpg
Animaná también renovará su pacto de fidelidad con la Virgen y el Señor del Milagro.
Animaná también renovará su pacto de fidelidad con la Virgen y el Señor del Milagro.
SANCARLOS5.jpg
La impactante columna de Animaná.
La impactante columna de Animaná.
SANCARLOS6.jpg
Caminaron cerca de 195 kilómetros para estar presentes en la Peregrinación de mañana.
Caminaron cerca de 195 kilómetros para estar presentes en la Peregrinación de mañana.
SANCARLOS7.jpg
Una multitud feliz de estar en Salta después de 5 días de peregrinación.
Una multitud feliz de estar en Salta después de 5 días de peregrinación.
SANCARLOS8.jpg
San Carlos, La Viña, Isoza y Animaná: una columna de 1000 personas unidos por la pasión a la Virgen y el Señor del Milagro.
San Carlos, La Viña, Isoza y Animaná: una columna de 1000 personas unidos por la pasión a la Virgen y el Señor del Milagro.
SANCARLOS9.jpg
Los peregrinos de La Viña también mostraron toda su pasión.
Los peregrinos de La Viña también mostraron toda su pasión.
SANCARLOS10.jpg
Las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro en la columna de los peregrinos de La Viña.
Las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro en la columna de los peregrinos de La Viña.
SANCARLOS11.jpg
Todos cantaban:
Todos cantaban: "Jesucristo vos la alegría de mi corazón, sabes lo que yo te quiero, que te llevo adentro de mi corazón".
SANCARLOS12.jpg
"Mandarina, mandarina, mandarina acá están presente los cristianos de la República Argentina".
SANCARLOS1.jpg
La columna llegada desde los Valles Calchaquíes llegaban a los 1000 peregrinos.
La columna llegada desde los Valles Calchaquíes llegaban a los 1000 peregrinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Agustin Eduardo Pizarro Navarro

Los únicos peregrinos de verdad son los de Sta. Victoria, esa gente come, si hay, bebe agua si hay, caso contrario caminan por que la fe es la que los mueve y no algún interés, competencia o desafió por cumplir, ellos merecen ser llamados peregrinos a los otros yo cuidadosamente los llamaría BLASFEMOS.

Gustavo Flores
Gustavo Flores · Hace 2 meses

basta de odio hermano...no ayuda y destruye.


Se está leyendo ahora