Santiago del Estero es el destino con más historia de la Argentina. Es la primera ciudad de nuestro país, constituida en 1553, y desde aquí partieron las expediciones fundacionales de las ciudades del Norte y Cuyo de la Argentina. También es donde nació la primera diócesis de la Nación y, con ella, la primera catedral. Y tiene la primera talla de San Francisco Solano, enviada desde el Alto Perú. Cada uno de esos hechos cuentan un pedacito del pasado y el presente de la ciudad, que recibe a los visitantes con los brazos abiertos para darse a conocer a través de sus reliquias culturales y religiosas. Muchos viajeros comienzan el recorrido por la arquitectura monumental y distintiva de Santiago. Una caminata por la plaza principal, llamada Libertad, da muestra de los edificios más representativos y antiguos de la zona y cada uno tiene algo que contar. Nombrado en varias chacareras, el Puente Carretero que une a Santiago con La Banda es otra impresionante muestra de lo que puede hacer el hombre.

Fiesta de cumpleaños
El 25 de julio, la ciudad se viste de fiesta. Desde los primeros días del mes hay un movimiento especial con diversas actividades sociales, culturales y recreativas. Julio es el mejor mes para visitar la provincia y sobre todo la ciudad capital. Los festejos comienzan con la Feria Artesanal en el mítico Parque Aguirre y durante todo ese mes interactúan diversas organizaciones públicas y privadas para vestir de un colorido único a la Madre de Ciudades. La plaza Libertad también es el epicentro de los festejos, con la masiva presencia de jóvenes y turistas que nos visitan de todas partes. El ambiente se enciende de chacareras y la música gana el corazón de todos, los que saben y no saben bailar, no pueden resistir el ritmo con el primero que se cruce a su lado.
La comida
Santiago se destaca por su sabrosa gastronomía. Entre los platos típicos, bien norteños e ideales para el frío invernal se recomienda cabrito o chivito (ningún asado esta completo sin él) las empanadas, los tamales, el dorado y el locro. Para el postre nada mejor que el quesillo con dulce de cayote, las batatas en almibares y los famoso
40 grados puede llegar la temperatura en invierno, por los cambios bruscos.
33 mil hectáreas tiene el embalse de Río Hondo, que está sobre el curso del río Dulce.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora