Daniel Scioli y Mauricio Macri me sorprendieron. Mientras Daniel mostró un prolijo apego al libreto kirchnerista (en la versión elaborada por la actual Presidenta), Macri se exhibió como la contracara de un régimen que menospreció la Constitución y los valores democráticos. Scioli no pudo cumplir su promesa de ser "más Scioli que nunca". Me pareció una mala copia de Cristina. Este perfil le habrá ayudado a conservar a sus fieles, pero es harto improbable que le sirva para recolectar los votos necesarios para ganar en la segunda vuelta.
Scioli mostró ignorar de qué se habla cuando nos referimos a las instituciones de la república. Omitió pronunciarse sobre el régimen electoral, el sistema de votación, la independencia de los jueces, las reelecciones indefinidas. No pudo siquiera copiar el discurso del gobernador de Salta que en esta materia dice una cosa y hace la contraria. Macri acertó al referirse al norte argentino y a su "Plan Belgrano". Su contrincante exhibió el "Acta de compromiso" recién firmada con Urtubey. Pero quienes hemos leído ambos documentos sabemos que la propuesta de Cambiemos es más sólida y completa. En otro asunto de especial interés para Salta, Macri acertó. Me refiero al tema del paco y otras manifestaciones del narcotráfico. A la visión diríase que policial (y por tanto insuficiente) de Scioli, se opuso el programa de asistencia social para las víctimas de este flagelo que se abate sobre los pobres, complementario a las medidas de seguridad no implementadas hasta aquí.
En materia internacional, el asunto está muy claro: Scioli es fiel a los compromisos de Cristina con Venezuela e Irán. Macri propone un nuevo rumbo consistente con la defensa de la democracia en Latinoamérica y el interés argentino en castigar a los responsables de la barbarie terrorista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia