La Policía detuvo ayer, en la madrugada, a Scooby, el adolescente de 16 años que asuela los barrios de la zona norte de Cerrillos, junto a varios compinches, algunos de ellos son menores de edad como él y otros, mayores.
Su arresto sirvió para aplacar la inquietud de vecinos de los barrios Inta, Los Tarcos, Balcón y aledaños, luego de que el joven fuera detenido tras la agresión a dos policías el último martes y liberado apenas 15 minutos después por un juez de Menores.
Varios vecinos tenían la intención de realizar un reclamo público a la Justicia para que tome medidas con el menor, conocido por reincidir en distintos hechos delictivos.

Allanamientos

Varias patrullas policiales del sector 81 recorrieron ayer el barrio Inta. Hacía poco que había amanecido. Los policías llevaban órdenes de allanamientos dictadas por la Fiscalía Penal de esa localidad, para tres casas.
Al final del operativo fueron detenidos, además de Scooby, otros dos adolescentes y dos personas mayores de edad, según el informe de la Policía.
"Scooby se entregó sin oponer ninguna resistencia ni hacer problema", dijo una fuente cercana al despliegue de la fuerza de seguridad.
De inmediato, el chico fue llevado a la comisaría de Cerrillos, donde los policías esperaban la orden judicial para trasladarlo luego a un instituto de menores de edad, donde debía quedar alojado.

Los antecedentes

Si bien tiene 16 años y para la ley penal es inimputable, Scooby acumula ya varios antecedentes. En dos causas figura como partícipe: el robo de joyas y electrodomésticos de dos viviendas, objetos que fueron valuados hace más de un año en 150.000 pesos, y en la brutal agresión a dos policías que intentaron detenerlo el martes último, en una calle del barrio Inta, luego de que le hallaran objetos robados en una mochila.
Scooby, segundo hijo de un total de siete, también es señalado como partícipe en al menos media docena de hechos delictivos. La mayoría de estos delitos que lo tienen como un protagonista secundario son amenazas y lesiones.

El debate por la edad de imputabilidad

La historia de Scooby instaló en Cerrillos y en la provincia el debate sobre la edad de imputabilidad. El adolescente tiene 16 años y aunque en varias oportunidades quedó detenido como partícipe secundario o como autor de hechos delictivos, siempre salió en libertad favorecido por su minoría de edad.
Su accionar en los barrios del norte de Cerrillos generó malestar entre los vecinos, tanto que muchos de ellos solo hablan si quedan en el anonimato, porque temen represalias del adolescente o de su grupo.
Incluso ayer, cuando fue arrestado por la Policía alrededor de las 6.15, varias personas esperaban que la Justicia de Menores "tome medidas, lo sometan a un tratamiento o que hagan algo para evitar que siga por este camino delictivo".
Ayer no se supo el nombre del juez que tiene a su cargo la causa de Scooby ni el lugar donde quedó alojado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...