A pesar de las gestiones realizadas por el Ministerio de Trabajo de la Provincia ayer, para tratar de destrabar el conflicto de los obreros municipales de El Tala, el desacuerdo persiste.
El problema se desató cuando el actual jefe comunal, Andres Mellado, pasó a disponibilidad a 54 agentes de la comuna, hasta dilucidar qué funciones cumplía cada uno. Así, ya recuperaron sus tareas la mitad y otra mitad sigue reclamando de a ratos en la puerta de la sede municipal y otras veces al costado de la ruta provincial 25, de acceso al pueblo sureño.
Ayer los ánimos se caldearon cuando la policía impidió un inminente corte de ruta y trató de quitarles las gomas que los obreros habían llevado para quemarlas y armar barricadas.
Más tarde, cerca del mediodía, tres obreros se encaramaron en el techo del edificio municipal como forma de presionar al jefe comunal para que acepte sus demandas.
El gremio de ATE denuncia que Mellado hizo desaparecer de forma maliciosa los legajos de la gente que sigue en disponibilidad, entre los que hay casos de agentes con varios años de servicio en la comuna.
Al mismo tiempo, denunciaron que Mellado ya nombró a una treintena de agentes nuevos, "para pagar los compromisos políticos que asumió cuando estaba de campaña", según Marcelo Vizgarra, de ATE.
Luego de varias horas de reunión en el Ministerio de Trabajo, Mellado dijo que "las tratativas están bien encaminadas. Vamos a seguir negociando con el gremio y con los empleados para llegar a un acuerdo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia