Visiblemente molestos salieron ayer pasado el mediodía los dirigentes gremiales del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Colonia Santa Rosa, con su secretaria general Rosa Isasmendi, a la cabeza.
La molestia de los sindicalistas no era solo por la reiterada ausencia del intendente Jorge Guerra a las audiencias ni por la falta de arreglo a sus pedidos sino por el manoseo que dijeron sentir por parte de la representación de la patronal.
Por eso, Isasmendi aclaró que las partes quedaron liberadas ante la falta de acuerdo "y decretaremos un paro general desde el próximo lunes".
"No se puede seguir permitiendo el ultraje a los 22 compañeros a los que les bajaron el sueldo a la mitad, cuando el intendente nombró un gabinete con sueldos altísimos", agregó.
"No vamos a claudicar en nuestros reclamos porque son justos. Es increíble que a pesar de ser una persona instruida nos ningunee como lo está haciendo. No está capacitado para dirigir una Municipalidad", dijo la dirigente del jefe comunal, que es médico.
Entre los reclamos figura una mejora salarial arreglada en 2013 que nunca se cumplió y mejoras para los changarines, entre otros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia