Tartagal sigue padeciendo los problemas por la falta de provisión de agua, la que se hace en camiones cisternas en barrios periféricos donde la escasez se hace sentir con más fuerza. Este servicio se realiza también en hoteles, restaurantes, clínicas y otros establecimientos que demandan grandes cantidades. En el barrio centro, la presión era bajísima la semana pasada, al punto que muchas familias optaron por juntar agua durante la noche. A más de 10 días que el hospital Juan Domingo Perón lanzó la alarma por la presencia de un parásito que aumentó en forma considerable los pacientes con vómitos, cólicos y diarreas, desde la empresa de aguas no se informaron las razones por las que el agua es notoriamente escasa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora