Para algunos, el sector agroindustrial es el principal beneficiario, hasta ahora, de las medidas oficiales. Lejos de esto, otras voces dan una versión sensiblemente distinta, y no porque las medidas sean malas o inexistentes, si no más vale porque los primeros "beneficiados" no fueron los productores o los empresarios agroindustriales, sino el propio Gobierno nacional, urgido como estaba por el ingreso de dólares de la exportación (lo que no iba a ocurrir hasta que estas medidas se adoptaran). Los supuestos beneficiados -al menos para el público general- apenas podrán comenzar a "ver la luz al final del túnel", en forma incipiente, recién a partir del segundo semestre, y de manera mucho más contundente ya para el 2017.
Mientras tanto, la "brecha" se sigue ampliando, pues los ingresos aún no los tiene la producción, mientras que los costos siguen aumentando, lo que incluye a los combustibles, autorizados a subir por el propio Gobierno, lo mismo que los peajes, aunque eso tenga una tendencia alcista en forma de cascada en la mayoría de los restantes precios y complique los términos de la inflación proyectada. En la Argentina, a pesar del optimismo por la nueva política, la recesión también se hace sentir. Ya en febrero bajaron los niveles de consumo y se descarta que en productos masivos los precios ya habrían llegado a su techo. El consumo interno ya no puede seguir traccionando, y los analistas están convencidos que Argentina no solo no va a crecer este año, si no que su PBI va a bajar algo más del 1%.
Las deudas son muchas, la plata no está, la producción es chica y los precios están flojos. El cambio político repuso nuevamente a la Argentina en el mapa mundial. Hay capitales en el mundo y muchos fondos de los propios argentinos, pero la respuesta se va a ir dando en forma gradual. El panorama interno mejoró, pero aún falta el "con qué" y, mientras tanto, varios van a quedar por el camino también este año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 8 meses

Tengamos un poco de paciencia, con un bune gobierno, y sobre todo que NO ROBE, la Argentina se recupera bastante rápido.


Se está leyendo ahora