*

Se complica la situación del policía que mató a un menor
El 14 de abril en el barrio 20 de Junio, más precisamente en el baldío conocido como La Laguna, entre las calles Méndez y Quevedo, un chico de 15 años fue ejecutado a sangre fría por un efectivo perteneciente a la motorizada de esta ciudad. Pese a la versión oficial que señalaba que ambos actores habían forcejeado, la madre del menor y los vecinos del lugar vociferaban que el disparo había sido sin piedad.
La situación de Nicolás Sebastián Valdiviezo se complica cada vez más.
La víctima se llamaba Nahuel Franco, apodado Pochocho. Esa tarde, según los vecinos, el muchacho se encontraba junto a otros dos en el baldío cuando aparecieron policías de la motorizada. En el marco de un operativo habrían intentado capturar a los jóvenes y en el accionar "uno de ellos se fue de mambo", señaló en esa trágica tarde un vecino del barrio.
Detalles brindados por diversos testigos sumado a resultados de la autopsia comprometen la situación de Valdiviezo. La autopsia señala que el disparo que recibió Pochocho no fue a corta distancia, todo lo contrario, y al ingresar de forma lateral la trayectoria de la bala fue mortal.
Hasta el momento, Nicolás Valdiviezo no prestó declaración en la causa y se espera la realización de pruebas balísticas, de trayectoria de la bala, stups y biología molecular que están previstas para el martes que viene en el Cuerpo de Investigaciones Fiscales y que serían determinantes para definir la situación de uniformado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...