Curiosamente Macacha Güemes murió el 7 de junio de 1866, el mismo día que el ataque que llevó a la tumba a su hermano Martín Miguel cumplía 56 años.
Al momento de morir Macacha tenía 79 años de edad pues había nacido en Salta el 11 de diciembre de 1787.
Macacha, como le decían, había recibido una esmerada educación, incluso artística y literaria. Por eso sobresalía en los salones salteños por su distinción y belleza.
Cuando llegó a Salta la noticia de la Revolución de Mayo, ella contaba con 23 años de edad. Lo primero que hizo entonces fue adherir a la causa revolucionaria y confeccionar ropa para los soldados que integrarían la Partida de Observación, organizada en 1810 por su hermano, el entonces teniente Martín Güemes.
Los hermanos Güemes pronto quedaron huérfanos de padre, y Macacha con su madre y hermanos fue una eficaz propulsora de la causa patriótica en esta parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
A partir de entonces, la casa de Macacha ubicada en Salta se transformó en un taller de costura para equipar a los ejércitos patrios que pasaron por aquí desde 1810 a 1824.
Allí asiló a jefes, oficiales y soldados que luchaban por la causa, y fue un centro de propaganda política donde se difundían las ideas de la Revolución. Se casó con don Ramón de Tejadas, hijo de Antonio, propietario de la Hacienda de los Cerrillos, quien, pese a pertenecer a una familia realista, contribuyó a la causa de la Independencia.
Macacha fue, sin dudas, la hermana preferida de Martín Güemes; fue su consejera y su amiga predilecta.
Cuando Güemes asumió el gobierno de la Provincia, Macacha ya era una muy conocida políticamente en la Intendencia, porque la cantidad de cualidades que poseía la habían constituido en un personaje de gran respetabilidad.
Una mujer bella y ejecutiva
Bartolomé Mitre y sus contemporáneos la describen como una mujer hermosa, de estampa arrogante, cabello rubio, tez pálida, estatura elevada y bien erguida. Su rostro era bello y de expresiones placenteras; pero entre todos estos atributos de su persona, eran notabilísimos sus ojos, donde jugaba una viveza verdaderamente extraordinaria.
Fue para su hermano un verdadero ministro, con el cual Güemes no tenía secretos en los asuntos de Estado y, según se dice, el gobernador no realizaba ningún acto sin escuchar previamente su consejo político.
Al respecto Frías señala en su "Historia de Salta y de Güemes" que "lo acompañaba en sus consejos, nacidos de la perspicacia y delicadeza de sentimientos de su sexo tan desarrollado en ella, como intervenía personalmente en actos públicos, aun lo mismo en guerra, montando a caballo, recorriendo las filas y arengando las tropas".
Macacha fue una mujer de sobresalientes méritos y de notoria capacidad; fue como un halo de luz para la difícil gestión de su hermano, en cuya casa estaba tratando asuntos de interés público la noche fatal del 7 de junio de 1821. Discutían temas de Estado, cuando al salir a la calle un tiro traidor hirió mortalmente al gobernador de Salta, don Martín Miguel de Güemes.
Después de la muerte de su hermano, Macacha, a quien los gauchos idolatraban, dirigió con los Puch y los Gorriti el Partido Güemista, gestando varias revoluciones en la provincia.


macacha1.jpg
<div>El rostro de Magdalena Güemes de Tejadas, imaginado en la plenitud de su vida. Fue extraído de la tapa del libro

" id="1171677-Libre-1069374806_embed">
El rostro de Magdalena Güemes de Tejadas, imaginado en la plenitud de su vida. Fue extraído de la tapa del libro "Macacha Güemes", cuya autoría pertenece a la docente, novelista e historiadora argentina, nacida en Buenos Aires, doña Ana María Cabrera. "Macacha" Güemes en la ancianidad. Es una de las imágenes más difundidas de esta dama patricia de Salta.


Política, esposa y madre

Tuvo una destacada trayectoria pública en su provincia y en el ejército de gauchos de su hermano en el marco de la Guerra Gaucha. Es reconocida como una de las más importantes mujeres de la Independencia argentina y de la provincia de Salta.
En octubre de 1803 se casó con Román Tejadas, de familia realista y con quien tuvo su hija Eulogia.

Revolución de las mujeres

Mientras su hermano con los Infernales enfrentaba a los realistas, las riendas del Gobierno estaban en manos de Macacha, quien además, una y otra vez, se encargó de desbaratar conspiraciones. Cuando la oposición a Güemes organizó en 1819 el partido la Patria Nueva, integrado por ilustres como Zuviría, Uriburu y Gurruchaga, Macacha organizó, con José Ignacio Gorriti, la Patria Vieja, lo que les aseguró el poder hasta el asesinato de Güemes, en junio de 1821.
Tras la muerte de Martín, Macacha siguió al frente de la Patria Vieja, de la que participaban otras mujeres. En medio de las disputas por el poder, en septiembre de 1821, Macacha, su madre, su esposo y otros "güemistas" fueron detenidos. Se produjo entonces la "Revolución de las Mujeres", en las que el gauchaje se sublevó y saqueó la ciudad de Salta para liberarlos.
Según Frías, "todas las revoluciones, conjuras y sediciones ocurridas en Salta, desde 1810 hasta la caída del gobernador Latorre, en 1835, fueron obras de mujeres, que habían tomado la política como oficio".
Más tarde Macacha adhirió al Partido Federal. Continuó en la vida política hasta 1840. Para entonces ya era una figura reconocida más allá de las banderías políticas. Tanto, que cuando se formó la Liga del Norte, fue invitada al baile de honor que aquí se realizó para celebrar el hecho. La primera pieza, según dice la tradición, fue bailada por Macacha y el general Lavalle.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 5 meses

Creo que la Municipalidad debiera ir hasta la Plazoleta de Villa San Antonio y, brochazo de cal mediante, adecentar el busto que recuerda a esta señora, que como puede verse más arriba, ha sido pintarrajeado por algún ignoto autocreído gracioso. Algo similar sucede con un busto que se encuentra en la hermosa Plazoleta de la Juventud de Barrio Portezuelo.


Se está leyendo ahora