A menos de un mes del inicio de clases, las obras de refacción en dos escuelas de Rosario de la Frontera avanza a paso lento y es probable que no estén listas antes del inicio de clases.
Esto pese a que desde el área de Infraestructura de la Provincia anunciaron que durante el receso se trabajaría en los arreglos correspondientes.
Las obras se llevan adelante en la Escuela Normal República de Colombia y en la Pachi Gorriti, que sufrieron serios daños estructurales en 2015.
Hasta el momento, los trabajos están demorados. Padres y docentes expresaron su preocupación por los contratiempos que pueden ocasionarse por al realizar las refacciones mientras los chicos están en clases.
"Es un peligro para la seguridad de nuestros hijos. No entiendo cómo las autoridades no prevén este tipo de cosas", dijo María, una de las mamás.
Días pasados, se realizó un relevamiento en las escuelas Normal, Pachi Gorriti y Jorge Leal, a cargo del coordinador general del Ministerio de Educación de la Provincia, Enrique Barrios, junto a la directora de Infraestructura Escolar, Carolina Martínez.
La Escuela Normal
Hasta el año pasado las condiciones de trabajo de la Escuela Normal República de Colombia 4.705 no eran las óptimas: aulas con humedad, sillas rotas, peligrosos problemas eléctricos, pérdidas y roturas en los baños, constantes filtraciones en época de lluvias, malezas en los techos, daños en la estructura del sector de Dirección, Secretaría y jardín de infantes.
La escuela es una de las más antiguas y cuenta con todos los niveles educativos, desde el inicial al terciario, con una matrícula que supera los 2.000 alumnos.
"A pesar de que aún no se iniciaron las sesiones ordinarias, vamos a solicitar con carácter de urgente que las autoridades de Infraestructura agilicen las tareas de refacciones de las escuelas", dijo a El Tribuno el concejal Sebastián Iglesias
El año pasado, en agosto, se desplomaron varias tejas del sector de una de las galerías y con posterioridad dieron inicio a los trabajos. Para ello, se debió clausurar gran parte de la escuela y reubicar a los alumnos en los espacios más seguros, con toda la incomodidad que ello ocasiona.
El edil advirtió sobre el riesgo de que los alumnos vean vulnerado el derecho constitucional de recibir educación, tal cual está consagrado en el Art. 14 de la Constitución nacional. "La educación es una prioridad nacional", dijo el Iglesias.

Pachi Gorriti y Jorge Leal
En la escuela Pachi Gorriti se lleva adelante el recambio del techo en el sector de las aulas que colindan con la calle 25 de Mayo. También se realiza el recambio de la instalación eléctrica y de las cañerías de agua.
A fines del año pasado, los alumnos de varios grados de esta escuela debieron ser reubicados ante el inicio de las obras de refacción.
En tanto que en la escuela Jorge Leal, ubicada en villa Josefina, no se lleva adelante ningún tipo de trabajo, pese a que es necesario el recambio total del cerco perimentral del establecimiento por una cuestión de seguridad, ya que en el periodo 2015 la escuela sufrió tres robos. También necesita la refacción de puertas, ventanas y sanitarios.

Caída del techo y dos alumnos heridos
La polémica por el mal estado de las escuelas públicas de Rosario de la Frontera se avivó cuando, en noviembre de 2015, parte del techo de un aula cedió y cayó sobre dos alumnos de, que resultaron con contusiones en cabeza y hombros. Ocurrió en la Escuela Técnica 3.103.
Entonces, las clases se suspendieron en cinco aulas ubicadas en el sector afectado, sobre la calle Alvarado.
Los pedazos de mampostería y los cascotes dejaron un gran agujero en el techo y los escombros destrozaron una silla de madera.
"Yo estaba en un aula contigua, sentí un fuerte reventón y luego el griterío y llanto de los chicos. Salí corriendo y al entrar al aula observé un gran polvo blanco y los escombros en el piso. La estudiante herida estaba en el piso llorando y el chico salió por sus propios medios al patio. Con el resto de los alumnos retiramos a la niña, que estaba mareada, y los llevamos al hospital", relató en ese momento a El Tribuno la vicedirectora de la escuela Técnica, Adelina Rodríguez.
Si bien las refacciones correspondientes fueron realizadas el año pasado, la técnica funciona en un inmueble que tiene más de 100 años.
Desde hace años los directivos de la institución alertan sobre las falencias del edificio, que, además, ya les queda chico por la gran cantidad de matrícula que tiene: 210 alumnos y un cuerpo de 70 profesores, por lo que la escuela necesita urgente un nuevo edificio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora