El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, removió a la cúpula de la Coordinadora Departamental de Investigaciones (CDI) -exDDI- de Quilmes debido a las sospechas sobre presunto encubrimiento político de esa repartición a Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.
Ritondo designó al ahora exjefe de la CDI de La Plata, comisario mayor Daniel Cantarini, al frente de la Delegación en Quilmes en reemplazo de Marcelo Di Rosa.
La decisión fue tomada dado que los vínculos policiales de los Lanatta y la red de complicidades en la zona sur serían clave para explicar la falta de resultados en la búsqueda, a una semana de la fuga perpetrada en el penal de máxima seguridad de General Alvear.
Desde el Gobierno bonaerense habían consignado dudas sobre el accionar de la Policía Bonaerense y relacionó la escasez de resultados concretos ya que los prófugos "tienen muchos contactos y muchos favores y se entremezcla la política".
Concretamente, el Gobierno provincial sospecha de la existencia de cobertura política que tendrían los delincuentes a partir de la ascendencia que, según sostienen, seguiría teniendo el exjefe de Gabinete Aníbal Fernández en el municipio de Quilmes y en las zonas lindantes a ese municipio.
Fernández había sido señalado por el prófugo Martín Lanatta como partícipe del negocio del tráfico de efedrina e instigador del triple crimen de General Rodríguez, lo que fue desmentido por el entonces jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense.
Más detenciones de allegados K
Pese a que las fuerzas de seguridad aún no logran capturar a los hermanos Lanatta y a Schillaci, algunos operativos están rindiendo frutos.
En uno de ellos, realizado ayer, cayó Marcelo Mallo, el líder de Hinchadas Unidas Argentinas, un militante ultrakirchnerista de Quilmes.
En las pesquisas realizadas por la Policía en el domicilio de Mallo se encontraron armas no declaradas.
Hinchadas Unidas Argentinas es una ONG de barrabravas que se formó para viajar al Mundial de Sudáfrica, amparada por el Gobierno de Cristina Kirchner. En tanto Mallo, un barra de la zona de Quilmes, ya había sido mencionado en el caso del triple crimen de la efedrina por sus vínculos con los hermanos Lanatta y con los políticos del distrito, como Aníbal Fernández.
Elisa Carrió denunció ayer que "las mafias de la provincia están tratando de condicionar el poder" de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y volvió a responsabilizar a Aníbal Fernández por el triple crimen de General Rodríguez.
En los allanamientos también se habrían encontrado armas en la vivienda de un familiar de Mallo, que también habría quedado detenido. Las detenciones se suman a la de Marcelo Melnyk, alias "El Faraón", un "empresario" también de ese municipio, quien reconoció que les dio asilo a los prófugos durante varias horas en una quinta en Florencio Varela.

Megaoperativo sin resultados
Decenas de efectivos policiales rastrillaron sin éxito en la madrugada de ayer metro por metro el parque Pereyra Iraola y realizaron 37 allanamientos en el sur del conurbano bonaerense en busca de los fugados.
Los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci siguen siendo rastreados por las fuerzas de seguridad, que continúan enfocadas en el sur del conurbano bonaerense.
Una fuerte concentración de efectivos inspeccionó en la madrugada el parque Pereyra Iraola, un gigantesco pulmón verde del sur del conurbano con unas 10.248 hectáreas, de las que solo 800 son de uso público.
El parque inspeccionado ocupa territorio de cuatro distritos (La Plata, Berazategui, Florencio Varela y Ensenada), pero los efectivos policiales no pudieron encontrar rastros de los hermanos Lanatta y su compañero de fuga, Schillaci.
Poco antes de las 9, el operativo fue levantado: se trató de una falsa alarma.
Scioli: "Es obvio que hubo algo raro"
"Habrá respuestas cuando se los atrape", dijo el exgobernador de Buenos Aires. El exgobernador bonaerense, Daniel Scioli, aseguró que sigue el tema de la búsqueda de los prófugos condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez "con gran preocupación", y remarcó que "es obvio que en la fuga hubo algo muy raro".
De vacaciones en Mar del Plata, donde se mostró rodeado por turistas en la playa Bristol, el excandidato presidencial del Frente para la Victoria se dio tiempo para opinar sobre la fuga de Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.
En ese marco, afirmó: "Es obvio que en la fuga hubo algo raro y da para todo tipo de conjeturas. Las respuestas vendrán cuando se los logre atrapar".
Las declaraciones de Scioli se produjeron en el marco de la intensa búsqueda -por ahora infructuosa- que están llevando adelante efectivos de las cuatro fuerzas policiales en el sur del conurbano bonaerense para dar con el paradero de los tres delincuentes, quienes cumplían su condena en el penal de General Alvear por haber sido partícipes del "triple crimen de General Rodríguez", el cual estuvo vinculado al tráfico de efedrina.
"Sigo el tema con gran preocupación", manifestó Scioli y agregó que esta situación "exige el mayor esfuerzo y coordinación de las fuerzas nacionales y provinciales para dar con ellos y ponerlos a disposición de la Justicia".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora