*

Se entregaron menos de la mitad de botones antipánico que se solicitaron
El 15 de mayo del año pasado el Gobierno provincial entregó los primeros botones antipánico a víctimas deviolencia de género. Durante varios meses, la cantidad de equipos repartidos fue inferior a la centena. Por estos días hay unos 140 aparatos activos, menos de la mitad de los que se requirieron para prevenir agresiones a mujeres que denunciaron a sus parejas o exparejas.
Una vez cada dos días, en promedio, alguna de las víctimas activa el botón para pedir ayuda de la Policía, según Agustín González, coordinador del Servicio de Emergencias 911, área de la fuerza de seguridad responsable del funcionamiento del sistema de ayuda a las víctimas.
En muchos casos se dan avisos falsos por accidente. La efectividad promedio de una activación real cada 48 horas se ha mantenido con regularidad a casi un año de la entrega de los primeros botones,
"En este momento tenemos 140 botones en la calle de un total aproximado de 370 pedidos que se hicieron", reconoció el funcionario, quien asumió en su cargo el año pasado, casi en simultáneo con la implementación de la metodología de los botones antipánico.
Las solicitudes llegan al 911 a través de pedidos oficiales, sean judiciales o impulsadas por el Ministerio de Seguridad.
Larga data
A pesar de que la decisión de implementar esta política de combate a la violencia contra las mujeres se dio en el marco de la declaración de una emergencia en la materia, decretada en septiembre de 2014, lo cierto es que era una iniciativa que ya se había barajado desde el año 2012. El 26 de marzo de ese año se presentó un plan de seguridad provincial que contemplaba la compra de 200 botones antipánico.
No obstante ello, los botones solo llegaron tras el grave avance de los femicidios en Salta, que está entre las provincias con mayor cantidad de casos según los informes de la ONG La Casa del Encuentro, referente de los derechos de las mujeres.
Como contrapartida, los alcances de esta herramienta son restringidos, ya que de los más de 370 pedidos que hay vigentes en el servicios de emergencias 911 solo hay 140 que han sido respondidos con la provisión efectiva del aparato.
Ante esta situación, el coordinador del servicio justificó que "se otorgó un poco menos de la mitad de las solicitudes porque cuando nos llega un pedido de botón, ordenado por un juez o un fiscal, hacemos un relevamiento en el lugar para ver si hay buena señal, cada vez nos ponemos más estrictos con eso". Explicó que los aparatos funcionan de forma similar a los teléfonos móviles, con batería y con señales captadas por antenas.
"El sistema viene funcionando muy bien. El botón propiamente dicho funciona de forma óptima, eventualmente tenemos algunos problemas con la señal de las redes de celulares, porque esto funciona con las mismas antenas debido a que los botones tienen chip de celulares", detalló González en diálogo conEl Tribuno.
El funcionario se explayó sobre el funcionamiento de esta metodología de prevención: "El botón antipánico tiene una cierta cantidad de alarmas que nos avisan cuando se pierde la señal. Cuando recibimos esas alertas, directamente mandamos un móvil para que revise que todo esté bien". Además, añadió que "cuando se está por quedar sin batería el botón nos envía un mensaje y nosotros llamamos a la mujer para advertirla" y aseguró que "en ningún momento perdemos contacto con la usuaria".
En consonancia con esa última afirmación, González enfatizó en las acciones de la Policía ante las alertas que hace el propio sistema -por ejemplo cuando un botón se está quedando sin batería o sin señal- y ante las activaciones que realizan las mujeres. "Ante cualquier situación que se presente mandamos un móvil, la patrulla siempre está atenta a lo que va sucediendo con cada botón", indicó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...