El exdirigente de Hinchadas Unidas Argentinas, Marcelo Mallo, se entregó esta noche en la Prefectura Naval Argentina (PNA) de Olivos y quedó a disposición de la Justicia que lo acusa de haber ocultado un arma que en 2008 utilizaron para asesinar a dos colombianos en el shopping Unicenter, informó uno de sus abogados, José Novello.
El letrado explicó a Télam que el imputado se presentó junto a otros de sus defensores en la sede de la PNA ubicada en la calle Ugarte, en dicha localidad de la zona norte del conurbano, a pesar de que "aun no se había resuelto un pedido de eximición de prisión" que él había interpuesto.
Novello explicó que Mallo (52) quedó a disposición de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien investiga el doble crimen de Unicenter, y también del juez de Garantías de La Plata César Melazo, que había ordenado su detención el 24 de junio pasado.
"Se entregó Marcelo Mallo, que estaba prófugo desde hacía dos semanas. Ahora, deberá declarar ante la Justicia", se leyó esta noche en la cuenta oficial del Ministerio de Seguridad de la Nación en la red social Twitter.
El juez Melazo ordenó la detención de Mallo y de un amigo de éste, Leandro Giso (40), luego de que se determinó a través de un peritaje balístico que un arma hallada en poder del primero y que pertenece al segundo fue usada para asesinar a Jorge Alexander Quintero Gartner (35) y Héctor Edilson Duque Ceballos (35), alias "Monoteto", el 24 de julio de 2008 en el estacionamiento del Unicenter, de la localidad de Martínez, partido de San Isidro.
Sin embargo, cuando los efectivos de la Policía bonaerense fueron a detener al acusado a su casa situada en Miguel Cané 3540 de Quilmes no lo hallaron.
Embed
En esta causa, tanto Mallo como Giso están imputados del delito de "encubrimiento agravado" porque el fiscal de Brandsen, Mariano Sibuet, consideró que al menos desde el 3 de enero Mallo "recibió y ocultó" esta arma en su casa y ejerció su tenencia sin la debida autorización.
La fuga de estos dos imputados derivó en cuestionamientos de parte de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, al fiscal Sibuet, quien luego decidió apartarse del expediente, el cual pasó a manos de Virginia Bravo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de La Plata.
Por su parte, la secretaría permanente de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios de la provincia de Buenos Aires conformó un tribunal de jury que analizará la conducta del juez Melazo en la causa.
En ese marco, la jueza Arroyo Salgado ordenó, a su vez, tomar información del despacho del magistrado ya que investiga un presunto retardo en el libramiento de la orden de detención de Mallo que facilitó la fuga del imputado.
Mallo había sido detenido el 3 de enero último cuando se buscaba a los hermanos Martín (42) y Cristian Lanatta (44) y a Víctor Schillaci (35), los condenados por el triple crimen de General Rodríguez que el 27 de diciembre escaparon del penal de General Alvear.
En la casa de Mallo, el fiscal Sibuet secuestró algunas armas que no tenían en regla sus papeles, entre ellas una pistola italiana Tanfoglio calibre .40 S&W, ahora vinculada al doble asesinato del shopping.
Según el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, un peritaje realizado con el Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB) dio positivo al ser cotejada esa pistola con los proyectiles y vainas secuestrados en 2008 en Unicenter.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    Comentá esta noticia

    

    Se está leyendo ahora