El cúmulo de cuadros febriles, compatibles con las enfermedades dengue, chikungunya y zika, crece en la provincia y pone en alerta a las autoridades sanitarias. Según informó Alberto Gentile, coordinador de Epidemiología, a la fecha se estudiaron más 550 pacientes con síndromes febriles agudos sospechosos.
Con este panorama, hoy se reúne el comité operativo de acciones estratégicas para la prevención de dengue, chikungunya y fiebre zika de la provincia, para anunciar en qué barrios de la capital se organizará el descacharrado general, previsto para el próximo martes.
Según los datos del Boletín Integrado de Vigilancia, correspondientes a la semana seis del 2016, "se han notificado un total de 9.190 casos estudiados en 23 provincias". Se sabe que en Salta desde la semana uno a la seis se confirmaron 48 casos de dengue autóctonos y hay 11 casos importados confirmados. El total de cuadros sospechosos estudiados fue de 472.
Ante la cantidad de enfermos, Gentile explicó: "No estamos asignando valor a los resultados de las pruebas de laboratorio de virología, sino que estamos trabajando con el síndrome clínico para clasificar los cuadros febriles agudos, esa es la decisión que tomamos para la vigilancia epidemiológica".
Esto significa que con el objetivo de no dejar a ninguna persona sin asistencia médica se realizan en los centros médicos pruebas de laboratorio más sencillas para clasificar si esa persona tiene dengue, en primera instancia.
"Lo que ocurre es que las pruebas virológicas son confusas. Hay pacientes que tienen pruebas positivas para dengue, pero también les dan positivas para chikungunya. Cuando se avanza con pruebas más complejas, por ejemplo, se negativizan las primeras. El cruce serológico es lo que complica los diagnósticos, porque hay personas que están cursando las tres enfermedades al mismo tiempo", aseguró Gentile.
El objetivo de clasificar con pruebas de laboratorio a las personas que tienen cuadros febriles es detectar el dengue. Es que esta enfermedad es la única de las tres que presenta complicaciones graves, como lo es el dengue hemorrágico.
Según los datos de Epidemiología de la Provincia, el año pasado, a esta altura del año, "no había cuadro febriles agudos sospechosos".
Limpiar patios y casas
A lo largo de la ruta nacional 34, localidades como Salvador Mazza, Tartagal, Pichanal, Aguaray, Orán y Apolinario Saravia están con brotes de dengue. Estos municipios son parte del grupo de los 27 considerados de alto riesgo, que por firma de convenios se comprometieron a realizar cuatro operativos de descacharrado al año. Para imitar estas tareas es que el próximo martes se realizará en capital un operativo general de limpieza por los barrios de la ciudad.
"En capital no se hacía, si bien las gestiones anteriores no habían estado ante una situación como la actual. Se recomendó que en capital se haga un operativo fuerte de descacharrado", mencionó Gentile, coordinador de Epidemiología e integrante del Comité Operativo de la provincia.
Agregó: "Lo único que está demostrado científicamente como la mayor arma contra el Aedes aegypti es la lucha física, es decir, destruir las larvas que se crían en los recipientes. Por eso el descacharrado es fundamental".
Nora Ramos, presidenta de la cooperativa Floresta Trabaja, junto a otras 16 mujeres participó de los trabajos de prevención contra el dengue, chikungunya y zika que se realizó en villa Floresta. La referente le contó a El Tribuno que en varias de las casas que visitaron "los vecinos tenían mucha basura en sus patios, recipientes que no usan y que tampoco sirven".
"Encontramos además de botellas, tachos en desuso, gomas de autos y más", agregó Nora. En el recorrido, las mujeres charlaron con la gente para desterrar falsos conceptos. "Algunos consideraban que las larvas no eran algo peligroso y que era normal verlas en el agua", explicó.
Para saber más...
Dengue, chikungunya y zika son enfermedades transmitidas por el Aedes aegypti. Los síntomas son similares: erupciones en la piel, ojos rojos, dolor muscular, fiebre alta y dolor de cabeza. Una persona puede tener las tres al mismo tiempo. La evolución es de diez días. Una vez que se tuvo chikungunya y zika se adquiere inmunidad. Con el dengue, el paciente puede volver a infectarse porque hay cuatro serotipos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora