Un millón y medio de pesos es el valor de proyectiles recuperados por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en distintos controles de rutina realizados en el puente internacional que une las ciudades de Salvador Mazza y Yacuiba, una de las zonas más calientes del país dado su ubicación limítrofe.
En uno de los últimos operativos que se realizaron en la frontera, el escaneo de un camión arrojó resultados positivos en la tarea por detectar mercadería ilegal. El enorme rodado se dirigía hacia Bolivia y ante las imágenes que arrojó el escaneo se llevó a cabo una revisión exhautiva del camión, en la que se detectó un cargamento de 22.000 municiones de escopeta de origen nacional, calibres 12, 16 y 20. Estaban escondidas en una bolsa de plástico adentro de varias cajas ubicadas detrás de los asientos.
Se dio intervención a la Justicia, y el Juzgado Federal de Orán ordenó el inmediato secuestro de la mercadería y el camión. Según fuentes cercanas al medio, no se trata de un hecho aislado y por eso los sabuesos sospechan que una organización delictiva internacional estaría detrás de la banda que involucra a conductores y empresas de transporte tanto de la Argentina como de Bolivia.
Otros casos
En enero, un camión de origen boliviano que transportaba 22 pallets de ácido bórico para exportación fue sometido a un control de rutina por agentes de la AFIP-Aduana en el mismo paso fronterizo.
Nuevamente el escáner advirtió a los funcionarios oficiales que trabajaban en el puesto en ese momento sobre la presencia de elementos ajenos a la carga declarada. Se trataba de 300 mil proyectiles de industria nacional en 150 cajas que estaban ocultas entre los pallets y que no contaban con las certificaciones o autorizaciones del Renar.
En otro operativo, realizado a comienzos del mes de abril, la AFIP detectó mediante el escaneo previo, y una inspección manual después, otro camión que transportaba ocultos 25.000 proyectiles de distintos calibres distribuidos en 50 cajas de cartón envueltas en bolsas negras escondidas en la cabina del chofer.
La exportación de armas y proyectiles requiere, por supuesto, la verificación y autorización del Registro Nacional de Armas (Renar), algo que ninguna de las cargas detectadas contaba. En todos los casos se dio intervención a la Justicia Federal de Orán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora