El secretario de Finanzas, Luis Caputo, comenzará hoy las negociaciones formales con los fondos buitre para intentar llegar a un acuerdo por sentencias impagas que orillan los US$ 10.000 millones. Caputo tendrá a su lado al abogado experto en reestructuraciones de deuda soberana, Lee Buchheit, que, entre otras cosas, fue el cerebro de la renegociación que salvó a Grecia del default el año pasado.
Buchheit, socio del estudio Cleary Gottlieb, que asesora a Argentina en el litigio con los fondos buitre, se mantuvo hasta ahora como una suerte de asesor, sin involucrarse de lleno en la defensa del país, que recayó en los abogados de ese bufete Jonathan Blackman y Carmine Boccuzzi. Pero fuentes oficiales confirmaron ayer que el experto se sentará junto a Caputo hoy por la tarde en el despacho del mediador Daniel Pollack, en lo que será la primera reunión oficial con representantes de los holdouts.
Buchheit ideó la reestructuración de deuda soberana griega, cuando el país heleno estuvo al borde de defaultear títulos por 100.000 millones de euros el año pasado. "Es uno de los mejores juristas a nivel mundial en temas de deuda soberana, con un perfil un poco académico", afirmó el abogado Marcelo Etchebarne, del estudio Cabanellas Etchebarne Kelly. "Probablemente, si él se hubiera involucrado en el canje de 2005, se hubieran usado mecanismos para evitar el juicio del pari passu", agregó el especialista.
El involucramiento de este experto también da cuenta del relanzamiento de las negociaciones que piensa encarar el gobierno de Mauricio Macri. El Ejecutivo cree que el proceso para intentar un acuerdo será largo y el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, adelantó que sumará un nuevo estudio de abogados, desencantado con el papel que cumplió Cleary Gottlieb en los últimos años y el fracaso de sus gestiones.
En el entorno del ministro mencionaron semanas atrás a los estudios Shearman & Sterling y Watchel Lipton y deslizaron que el titular del Palacio de Hacienda prefiere a este último. El primero siguió de cerca el caso y hasta asesoró a acreedores de Argentina, lo cual lo pondría en un conflicto de intereses. El segundo no tiene experiencia en este tipo de casos, sino que se ganó un nombre en el área del derecho comercial "y cobra la tarifa más cara de Nueva York", criticó un ex funcionario del área financiera de la administración de Cristina Fernández.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora