A principios de año, María Sumbaina, quien vivía en una vieja casa de adobe junto a sus dos hijos, uno de ellos discapacitado y el segundo con su esposa y un pequeño hijo, sufrió la caída del techo y de algunas de sus paredes debido a los fuertes temporales de lluvia y viento, propios del período de verano en la zona.
Imposibilitados económicamente de reconstruir los daños, solo pudieron realizar algunos arreglos y reemplazaron las viejas paredes con plástico negro.
Muchos vecinos del barrio El Cruce, donde residen los Sumbaina, plantearon la difícil situación en la que quedó esta familia y advirtieron con preocupación los riesgos para María, que es una persona mayor, como para su nieto.
Por eso la Municipalidad les entregó una vivienda premoldeada, la primera que dispuso la comuna, y la cesión de las llaves la hizo la intendenta, Alejandra Fernández, junto a la presidenta de la Cooperadora Asistencial, Verónica Malattine.
La vivienda fue construida sobre el terreno familiar, tras una evaluación que determinó el riesgo sanitario y social.
La Cooperadora Asistencial los seleccionó para recibir el beneficio y se emplazó la premoldeada en la parte libre del terreno de la casa dañada. "Esta es la primera entrega que realizamos y también la primera en su tipo. No es una prefabricada de machimbre sino premoldeada", explicó la intendenta.
Y señaló que "para concretarlo no solo vemos el factor vivienda, sido otras cosas muy importantes como la situación de salud de sus moradores. María no está bien de salud y, por sobre la caída de parte de su casa, tiene un hijo discapacitado. También hay un menor en la familia y la situación económica del grupo familiar es difícil".
La parte de la casa de adobe que se mantuvo en pie en forma segura, ahora es el lugar donde reside el joven matrimonio.
"Mi hijo y yo vamos a vivir en la casa nueva; también voy a traer a mi nieto y sus padres se quedarán en el fondo. Estoy muy agradecida por lo que me dieron porque pasamos muy malos momentos. Ahora ya estoy mucho más tranquila y agradezco al municipio por lo que hicieron por mí y mi familia", expresó María, quien vivió más de 40 entre esas precarias paredes. La casa premoldeada cuenta con dos habitaciones, baño y una cocina comedor. Fue construida por una empresa y el municipio le hizo las terminaciones, con cerámicos y combinación de pintura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora