La decisión del juez de Garantías, Mario Dilascio, quien dispuso levantar el embargo sobre los terrenos del barrio El Greco, fue un verdadero alivio para los vecinos.
"El embargo preventivo por $700 mil fue interpuesto en 2013, sobre los inmuebles que figuran como propiedad de Elvira García, Manuela Medina e Isaura Gil, quienes vendieron 48 lotes que no contaban con los servicios básicos. Estas personas tuvieron problemas judiciales y por eso se había dispuesto el embargo. Por suerte para los vecinos, ese embargo fue levantado", explicó el abogado Rodrigo Brizuela, quien representa a los vecinos de este barrio de la zona sur.
El loteo fue irregular y sin que los lotes tengan los servicios básicos. Los humildes residentes tienen, por ahora, una conexión precaria de agua con una manguera, que no tiene la presión suficiente y ese sistema de abastecimiento no cubre sus necesidades mínimas.
Obra municipal
En vista de la difícil situación, la Municipalidad metanense inició una obra fundamental para proveer de agua y colocó las cañerías para que puedan acceder a ese servicio fundamental para la salud y el desarrollo de la vida.
"El levantamiento de este embargo es un alivio en esta lucha que venimos sosteniendo para tratar de regularizar la situación de nuestros terrenos y poder obtener nuestras escrituras", dijo Lucrecia Floriano, quien preside el centro vecinal.
Debido a la situación de precariedad, en la zona residen menos de diez familias.
"Todavía no fuimos conectados al servicio de agua y tampoco tenemos los otros, es decir, ni energía eléctrica ni cloacas", remarcó Floriano.
"Con la conexión del agua vamos a cumplir uno de nuestros principales anhelos. Nosotros compramos estos terrenos a personas que tuvieron problemas legales y por eso fueron embargados. Además, aparentemente se hizo mal el loteo. Las familias hicimos las inscripciones en Inmuebles de la Provincia, pero todavía no tenemos las escrituras", dijo la mujer.
Otros problemas
En este sector de la ciudad además, están enganchados a la red eléctrica. En consecuencia, los vecinos no solo no son clientes de Aguas del Norte sino tampoco de Edesa.
"Desde que estoy al frente del centro vecinal hice muchos trámites ante la Municipalidad. Hice inscribir este barrio y esperamos contar pronto con todos los servicios básicos", indicó la dirigente.
Esos no son los únicos problemas en la zona. Cuando llueve, las calles de tierra quedan completamente anegadas. Los residentes señalaron que los barrios del sur de la ciudad contratan carreros para que levanten la basura y escombros de sus casas y como el área de El Greco les queda más cerca, arrojan todo en el camino vecinal que corre paralelo a un canal de desages, que termina desbordando.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora