Dulces, tortas, panes, prendas tejidas, artesanías en cuero, vidrio, madera, herrería y más son algunos de los productos que los vecinos de la ciudad de Salta ofrecen en sus barrios, gracias al impulso de las ferias de emprendedores de microeconomía social.
Durante las últimas semanas de noviembre, la Dirección de Economía Social espera poder dejar instaladas las ferias de barrio El Tribuno e Intersindical, en la zona sur, y otra en Villa Mitre, en la zona este. Mientras que ya están trabajando las ferias de los barrio Castañares y Lamadrid.
Por otro lado, el gran cierre de este año de trabajo será la feria provincial de Economía Social. Para este encuentro se espera la participación de los microemprendedores con microcrédito social de toda la provincia. El encuentro será el 18 de diciembre en el parque San Martín. Para poder llevar adelante este evento, desde la Dirección de Economía Social junto con la Cooperadora Asistencial se trabaja en la organización que incluye la búsqueda de hospedaje para la mayoría de los feriantes.
Adriana López, directora de Economía Social, destacó a El Tribuno que durante la organización de las ferias en los distintos puntos de la ciudad se pudo detectar la necesidades de los emprendedores. "Tienen muchas ganas y excelentes productos, pero muchos no saben cómo venderlos o cómo ofrecerlos. Así que durante los próximos meses se llevará adelante un proceso de capacitación a los emprendedores de los distintos barrios", dijo.
En el caso de la feria de barrio Santa Ana, se detectó la necesidad de una reubicación, por lo que se espera que el próximo 26 de noviembre estos vecinos se sumen a los de barrios El Tribuno e Intersindical. El punto de exposición será la plaza del Niño Feliz, sobre la avenida Roberto Romero.
Solo los vecinos de Santa Ana suman 39 feriantes, por lo que se espera una gran muestra de productos para esa fecha.
La propuesta de las ferias barriales dio sus primeros pasos en barrio Castañares, a mediados de septiembre. Hoy los emprendedores de la zona norte ya saben que todos los fines de semana, de 10 a 18, cuentan con un espacio.
Lo mismo ocurre con los vecinos de barrio Miguel Ortiz, que esperan contar con todos los permisos de trabajo para el próximo fin de semana.
En Lamadrid, la propuesta se desarrolla en av. Constitución y Juramento, si bien se trabaja desde principios de noviembre, ya tiene algunos inconvenientes. Uno de los principales es que muchos feriantes ofrecen elementos de segunda mano de dudoso origen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora